Gallardo y Figueroa alegarán ante el expediente abierto por C's

  • Los ediles dicen que el partido no les ha explicado los motivos para restituir a Martín como portavoz

  • Cuando el comité de régimen disciplinario resuelva, pueden ir al comité de garantías

María Martín, Enrique Figueroa y Ruperto Gallardo, en uno de los últimos plenos municipales. María Martín, Enrique Figueroa y Ruperto Gallardo, en uno de los últimos plenos municipales.

María Martín, Enrique Figueroa y Ruperto Gallardo, en uno de los últimos plenos municipales. / alberto domínguez

Quieren una explicación y que el partido conozca su versión de los hechos. Los ediles del grupo municipal de Ciudadanos Ruperto Gallardo y Enrique Figueroa -presidente y portavoz de la formación en el Ayuntamiento de la capital- presentarán alegaciones después de que el comité de régimen disciplinario de la formación anunciara el pasado miércoles que les abre un expediente por posible incumplimiento de las directrices de los órganos del partido. Esta decisión se ha producido después de que el comité ejecutivo acordara el 24 de abril solicitar al grupo municipal el cambio en la portavocía, devolviendo así el cargo a la ex portavoz, María Martín, algo que no ha sido llevado a cabo por los ediles.

Para Gallardo y Figueroa la actuación del partido, en palabras de este último, es "una falta de respeto", toda vez que aseguran que hace 19 días se dirigieron a las direcciones regional y nacional para solicitar una justificación ante la decisión de restituir a Martín y a día de hoy la única respuesta que han tenido ha llegado por parte del comité de régimen disciplinario mediante la apertura del expediente.

Si son expulsados, la formación les pedirá que devuelvan sus actas de concejal

Figueroa valoró ayer que no han tenido tiempo para actuar, toda vez que el pasado viernes recibieron un correo electrónico en el que el comité ejecutivo les instaba a acatar la orden del 24 de abril y apenas tres días hábiles después se anunció la apertura del expediente disciplinario.

Según ese escrito recibido el pasado miércoles vía email, Gallardo apunta que este órgano basa su decisión en "los hechos acontecidos" y en la "información recabada", por lo que reprocha que a ellos no se les ha preguntado en ningún momento sobre su modo de actuar o sus argumentos para hacerlo. Por ello, en las alegaciones los ediles insistirán en que se les explique el motivo de la restitución de Martín y remarcarán su interés en dar cuenta sobre su actuación.

Fuentes de la Secretaría de Organización del partido de Albert Rivera explicaron ayer a este periódico que, una vez abierto el expediente por el comité de régimen disciplinario, Gallardo y Figueroa cuentan con un plazo de diez días hábiles para presentar alegaciones. Una vez que las presenten, el comité de régimen disciplinario resolverá en función de esas alegaciones, para lo que no hay un plazo determinado.

Una vez se les comunique en qué queda el expediente, los ediles contarán con otros diez días hábiles para, en segunda instancia, acudir al comité de garantías por si tienen alguna duda sobre la resolución dictaminada.

Los dos ediles ya anunciaron a finales de abril que condicionaban su continuidad en el partido al hecho de tener que acatar la orden. Su intención, tal y como ya dijeron, no es otra que "seguir trabajando por Huelva" pero sin Martín.

Desde la secretaría de Organización no entraron a valorar ayer el abanico de posibilidades que se presenta en caso de que finalmente la petición de los concejales de C's sea rechazada por el comité de garantías, ya que éste es "un órgano ajeno a la estructura del partido e independiente".

No obstante, entre las consecuencias figura desde una amonestación (en caso de arrepentimiento) a la suspensión de militancia. Para el partido estos extremos son meras especulaciones, de forma que rehusaron entrar a valorar el futuro que se presenta a partir de ahora y que puede acabar con la salida del tercer partido más votado en Huelva en las últimas municipales.

No obstante, en los casos en los que hay una expulsión, C's siempre solicita a todos los ediles que devuelvan el acta y, para ello, se basan en que han firmado una carta ética en la que se comprometieron a ello, ya que han concurrido a unas elecciones bajo unas siglas y han firmado unos estatutos.

De este modo, aunque Ciudadanos entiende que cualquier cargo público es libre de determinar que no piensa igual que el partido o bien llega un momento en que no quiere seguir las directrices marcadas por el mismo, considera que al final ese cargo público está ahí bajo el paraguas de su partido, de modo que debería devolver el acta, toda vez que cuando se abre un expediente de este tipo es porque ha tomado decisiones en contra de las directrices del partido. Sin embargo, la decisión final siempre está en manos de los afectados.

Lo que se desprende de la actuación de la ejecutiva es que, a pesar de que la formación es la tercera fuerza más importante en Huelva, si Gallardo y Figueroa pasan finalmente a ser concejales no adscritos, Ciudadanos seguirá trabajando aunque pierda su representación al pasar Martín al grupo mixto (aunque bajo las siglas de la formación naranja).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios