En Galaroza se monta el belén viviente al aire libre

  • Esta iniciativa, llevada a cabo de manera altruista por el pueblo cachonero, estará abierta todos los fines de semanal degustaciones Los asistentes podrán degustar castañas asadas, buñuelos, migas, costillas y otros productos de la Sierra mientras visitan el belén de Galaroza.

Un año más, el cielo serrano se iluminará con la estrella que Galaroza regala al valle del Múrtiga, instalada en el Cerro de Santa Brígida y visible desde multitud de lugares. En ese lugar se ubica el belén viviente que se organiza al aire libre y que desde mañana (18:30) atraerá a miles de visitantes.

Esta situación le presta al evento un matiz medioambiental que no tiene ningún belén de la provincia de Huelva, e incluso de Andalucía. El contacto con la naturaleza, el aprovechamiento del olivar o de las higueras y pinos cercanos o los efectos de las inclemencias del tiempo confieren a las escenas representadas un toque más vivo si cabe.

El frío del invierno serrano no ahuyenta a cientos de cachoneros, en su mayoría niños y niñas, que esperan con ilusión a que se monte el belén cada año para participar. Previamente, han sido necesarias duras jornadas de trabajo y muchos preparativos acometidos por las personas, que aportan su esfuerzo desinteresado, a las que dirige Mª Ángeles Carranza y que otra vez han decidido sacrificarse para que su pueblo ofrezca una de sus mejores galas.

El portal no puede tener mejor techo ya que ningún belén del mundo esta cobijado en una ermita de repoblación del siglo XVI. La ermita de Santa Brígida retrocede sus catorce siglos de antigüedad para servir de abrigo a la escena más visitada de todo belén que se precie. En su interior, los Reyes Magos, San José, la Virgen María y un pequeño cachonerito ven desfilar miles de personas satisfechas de la visita.

Estos visitantes van contentos, entre otras cosas, porque han podido degustar a lo largo de su subida hasta la iglesia un sinfín de delicias gastronómicas serranas elaboradas allí mismo. Se pueden saborear gratuitamente castañas asadas, costillas y otros productos del cerdo ibérico, migas serranas, buñuelos o mosto de la tierra, por lo que algunos bajan del cerro ya cenados.

Las laderas del cerro de Santa Brígida han sido acondicionadas para un recorrido amplio al que no falta de nada. Escenas como una panadería, un puesto de frutas, una alfarería o un telar son acompañadas por numerosas personas que acarrean agua, por burros que transportan leña, por hogueras donde se tuestan castañas o se hacen migas, y se ofrecen tantos productos típicos de la zona como frutas y hortalizas. Se dan especialidades en algunas escenas, como la de un arado por mulas a la antigua usanza, la carpintería, tan ligada a Galaroza, las tareas agrícolas en general, el río con la cascada y la noria, los puestos de fruta y otras variedades.

El belén viviente se ha convertido en una de las mejores tarjetas de visita para Galaroza ya que muestra el esfuerzo altruista de sus gentes, su patrimonio cultural y natural y su capacidad para organizar acontecimientos que asombran a toda Huelva.

El belén podrá visitarse hasta el próximo 1 de enero todos los fines de semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios