Fátima Báñez defiende en Huelva las medidas económicas del Gobierno

  • La ministra de Empleo asegura que la reforma laboral "es de la gente corriente" · Hace frente a las movilizaciones contrarias diciendo que "la manifestación más importante se produjo el 20 de noviembre"

Comentarios 18

Estaba invitada para hablar sobre mujeres, pero aprovechó la ocasión para defender la política económica del Gobierno. Fue una defensa encendida ante un público amable y agradecido, alegre por tener de nuevo a su ministra. Fátima Báñez, titular de Empleo y Seguridad Social, se dio su particular baño de gloria en casa, en Huelva, en un acto de su partido, el PP, en el que pudo hablar cómoda de la reforma laboral que salió de su cartera y que tantas reacciones está provocando.

Las protestas de los sindicatos, tan temidas en las horas previas por los organizadores, fueron leves y casi anecdóticas. Apenas una veintena de sindicalistas, en su mayor parte integrantes de UGT aunque sin identificación visible, dedicaron pitidos y gritos de "¡fuera, fuera¡" a la ministra a su llegada al hotel Luz.

Dentro, con un salón lleno de compañeros y simpatizantes, el ambiente fue mucho más favorable. Desde los aplausos y vítores hasta los halagos de sus presentadores en el acto, el presidente del Partido Popular en Huelva, Manuel Andrés González, y el alcalde de la capital, Pedro Rodríguez.

No era de extrañar que la ministra saliera al estrado cómoda y con fuerza para soltar su discurso, residual en cuanto al tema que se suponía en el Foro de Mujeres del PP, pero profundo e intenso en cuanto a defensa y descripción de las medidas económicas del Gobierno.

Habló de la actitud del Gabinete de Mariano Rajoy, "siempre mirando adelante y diciendo la verdad aunque duela". Y también de la "herencia envenenada" recibida del Gobierno de Zapatero. Pero no rehuyó hablar del paro el mismo día que salieron los últimos datos del mes de febrero, que calificó de "terrible cifra", pero metiéndose de lleno en la precampaña andaluza.

"Me duele y me preocupa mucho como andaluza que Andalucía vuelva a ser otra vez protagonista de la mayor cifra de paro de ninguna comunidad autónoma de España. Por eso tenemos que trabajar muy duro y hacer muchas reformas en Andalucía y Madrid. Y para eso necesitamos cambiar el gobierno de la Junta de Andalucía", aseguró.

Tardó en meterse en materia pero acabó hablando de la reforma laboral "que he tenido el honor de presentar en el Consejo de Ministros". "Es la reforma laboral de la gente corriente, de los parados, de los jóvenes, de las mujeres, de las pymes, de los autónomos y de todo aquel que tenga que aportar algo a la salida de la crisis. No es la reforma de unos ni de otros. Es la reforma laboral que va a hacer que muchos jóvenes y muchas mujeres tengan oportunidades", dijo.

Desgranó algunos detalles de la reforma "que trata de sacar a la gente del paro y llevarla a un nuevo empleo digno", y afirmó que "no quita derechos como dicen, sino que incluso reconoce alguno más como la formación".

Defendió la búsqueda de la conciliación familiar y la creación de contratos estables a tiempo parcial y el teletrabajo, al tiempo que aseguró que una mayor flexibilidad del mercado de trabajo hubiera evitado el aumento del paro en España. "Si se hubiese permitido la flexibilidad no hubiera habido que despedir a 3.700.000 trabajadores. Bajando los salarios o reduciendo la jornada laboral se podía haber conseguido pero eso no estaba permitido".

También tuvo palabras para los sindicatos y partidos movilizados contra la reforma laboral de su ministerio: "Hay manifestaciones y concentraciones, y el Gobierno las respeta profundamente, pero también tenemos que decir con claridad que la manifestación más importante que se ha producido en mucho tiempo en España se produjo el 20 de noviembre, cuando una marea de ciudadanos fue a las urnas a votar al Partido Popular para que hiciera reformas".

Fátima Báñez también aprovechó para defender la reforma financiera y las medidas aprobadas ayer por el Consejo de Ministros, como la referente a la estabilidad presupuestaria. "Hemos tenido que tomar medidas de ajuste duras, sí, pero es necesario para tapar los agujeros que nos dejó el partido socialista". Y también el plan de pago a proveedores, "quizá la decisión económica más importante de la democracia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios