'Explosión' de cultura urbana

  • Más de 2.000 jóvenes participaron en las actividades propuestas por el festival Bicheando en La Riberal espacios variados El festival se componía de zonas dedicadas al deporte, la artesanía, la marroquinería, la percusión y la música, entre otras propuestas.

Comentarios 2

Los más de 2.000 jóvenes que la noche del sábado se dieron cita en La Ribera de Cartaya pudieron disfrutar de las alrededor de 30 actividades distintas, que siempre con el denominador común de las tendencias de la nueva cultura urbana, ofreció el Área de Juventud del Ayuntamiento de Cartaya dentro del marco de la octava edición del festival Bicheando en La Ribera.

Un evento en el que un verano más se han estrechado la mano el pasado, el presente y el futuro. El pasado está representado por el propio lugar de su celebración, La Ribera, con todo lo que ello representa para los más viejos del lugar debido a la histórica existencia de una intensa actividad comercial, industrial y pesquera en sus ya desaparecidos puerto y astillero de ribera, al tiempo que una gran actividad lúdica por ser lugar tradicional de esparcimiento y baño para los jóvenes (eso sí ellas en una playa y ellos en otra).

Y el presente y el futuro vinieron de la mano de los miles de jóvenes que expresaron y pusieron de manifiesto en este mismo espacio sus inquietudes musicales, artísticas y de diversión y ocio, haciendo una vez más de este viejo pero renovado lugar el mejor nexo de unión entre generaciones de cartayeros.

De esta forma, y acariciados por la agradable y fresca brisa con la que el Piedras y sus mareas alivian a Cartaya cada verano de los rigores del intenso calor del estío, La Ribera se convirtió en un gran escaparate en el que actividades tan innovadoras como el skate board, el break dance, el graffiti, el body painting, el hip-hop, el vídeo jockey, o lo último en música electrónica sirvieron para introducir a muchos jóvenes de la localidad dentro del mundo de las últimas tendencias de la cultura urbana desde un punto de vista educativo y formativo. Otro de los objetivos de esta iniciativa, que se repite de forma ininterrumpida en Cartaya desde hace ya un total de ocho años, es "aumentar y diversificar" la oferta juvenil en el municipio, a través de eventos en los que "los jóvenes son los verdaderos protagonistas disfrutando de música, exhibiciones o talleres, entre otras muchas opciones", según los responsables del área de Juventud.

Por otra parte, y aprovechando la dedicación de la edición de este año del festival a la nueva cultura urbana, también se ha intentado "concienciar a los jóvenes cartayeros para que disfruten del escenario que les ofrecen las calles y espacios públicos de la localidad, pero "siempre desde el escrupuloso respeto por el entorno y el mobiliario urbano".

Como complementos, destacar la creación de espacios dedicados al deporte, la artesanía, la marroquinería, las exhibiciones, los malabares, la percusión étnica, la mejor música d'j y hasta incluso una zona destinada a animación para los más pequeños al objeto de que los padres jóvenes con niños menores de edad pudiesen disfrutar plenamente de las actividades propuestas.

Con este festival, Cartaya completa la intensa programación juvenil veraniega que ha desarrollado a lo largo de los últimos meses y que se inició a finales de la pasada primavera con el festival homólogo a este, Bicheando en El Rompido.

Además de todas las exhibiciones y opciones lúdicas descritas anteriormente, y como complemento educativo de la edición de este año de Bicheando en La Ribera, el festival contó con la presencia de la caravana del Instituto Andaluz de la Juventud -IAJ- Sexo 0.0: cero embarazos no deseados, cero infecciones por transmisión sexual, que congregó e informó a lo largo de toda la noche a numerosos jóvenes sobre todas aquellas cuestiones relacionadas con la sexualidad, las cuales fueron planteadas por ellos mismos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios