Ercros plantea el cierre definitivo de las tres plantas de Huelva

  • La compañía dio a conocer ayer un nuevo 'Plan de Ajuste' que supone un auténtico varapalo en la provincia, al suprimir 123 empleos · La firma espera tener aprobado el programa de actuación antes del verano

Comentarios 8

Ni aún poniéndose en el peor de los casos, los trabajadores de Ercros podían imaginar el replanteamiento de la empresa: cierre definitivo de las instalaciones que se ubican en el término municipal de Palos de la Frontera, sin posibilidad de que alguna de las tres plantas (clorometanos, EDC y electrolisis) pueda continuar con la actividad. La decisión la comunicó la empresa a los sindicatos justificando "una adecuación de la estructura productiva", ante la caída de la demanda que ha llegado de la mano de la crisis. El cierre será paulatino, si bien la intención de la compañía es poder tener aprobado el plan de actuación antes del verano. Un plan que suprime directamente 123 puestos de trabajo en Huelva.

La notificación del cese de actividad llegaba en el transcurso de la reunión que ayer mantuvo la dirección de la empresa con los comités de los diferentes centros para analizar la situación por la que atraviesa la firma. Una situación que ya se calificaba de crítica en Huelva, después de haber iniciado la parada técnica de dos de sus tres plantas, con el argumento de la caída del volumen de pedidos. De ahí que la actividad se mantenga desde hace tiempo al 30% de su capacidad y se presente como una de las peores situaciones que se están registrando en los quince centros de producción que Ercros tiene distribuidos por la geografía española. Y de ahí que en el nuevo Plan de Ajuste de Ercros, la peor parte se la lleve Huelva.

Se pretende una reducción en los costes de la multinacional catalana que se estima en 48 millones. Y esa reducción llegará de la mano del cierre de cuatro plantas (tres en Huelva), el cierre temporal de una instalación y la reducción de estructura en siete más, además de la aplicación de otras medidas de recorte de gastos fijos y variables (estructura de corporación y superficie de oficinas centrales o renegociación de los contratos de suministros y servicios).

La decisión de la empresa afectará directamente a 123 trabajadores de Huelva (de un total de 271 que perderán su puesto de trabajo en todo el país, a los que se le suman otros 139 que estarán temporalmente sin empleo). Así, únicamente trece trabajadores de la central de Palos quedarían al margen de la extinción de empleo que se ha planteado en las plantas onubenses, personal que se encargaría de la logística y vigilancia de la planta, según han confirmado fuentes de la empresa.

Si bien no hay plazos cerrados para ejecutar el Plan que ayer se presentó, la idea de Ercros es poder tenerlo aprobado y consensuado con todas las partes (con los trabajadores) el procedimiento a seguir antes del verano. Lo primero que llegará será la presentación del plan de extinción ante las autoridades laborales, que podría estar listo en quince días, para después abrir el plazo de negociación, que se extendería a lo largo de un mes.

Un tiempo esencial para que los comités de empresa preparen la mejor salida para los empleados afectados. Hoy mismo, se reunirán en Barcelona, los representantes de CCOO, según confirmaba el presidente del comité de Ercros en Palos de la Frontera, Manuel Jiménez. Una reunión a la que seguirá la que mañana se desarrolle en Madrid con los representantes del otro sindicato mayoritario, UGT. Previamente, la jornada de ayer sirvió para que la plantilla de las instalaciones palermas pudieran conocer de la mano de sus representantes la decisión de la empresa. Una decisión que ha caído como un auténtico jarro de agua fría porque "nunca esperábamos que la cesión fuera tan tajante", explicaba Jiménez, quien descartó cualquier movilización antes de la asamblea que se celebrará en Huelva el próximo viernes.

A pesar de ello, lo que intentarán por todos los medios los representantes de la fábrica onubense será acordar una salida lo "más social posible". Y es que la mitad de los trabajadores que se encuentran en centro de Palos (con una superficie de 40 hectáreas, repartidas en las tres líneas de producción) tiene más de 58 años, dejando la edad media de la plantilla en 53 años. De ahí, que todo apunte a la posibilidad de poder cerrar la relación laboral con la empresa a través de prejubilaciones u otras figuras que amortigüen el efecto que ayer dejaba la decisión de la multinacional en el conjunto de sus trabajadores.

El 'Plan de Ajuste' que dio a conocer ayer la empresa complementa al Plan de Mejora de la Eficiencia (PME) que está llevando a cabo la empresa desde 2007 que le ha permitido "mitigar los efectos de la crisis en 2008", según se apunta desde Ercros. Si bien desde la empresa se asegura que la ejecución de la práctica totalidad del PME y la persistencia en el deterioro de la actividad han hecho necesaria la puesta en marcha de medidas "adicionales", como las que se plantearon ayer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios