Emprender en tiempos de crisis

  • Los jóvenes que se deciden por el autoempleo apuestan por actividades relacionadas con los servicios a otras empresas · La Cámara reduce los precios del Vivero de Empresas para impulsar la actividad

La crisis ha ralentizado la creación de empresas (el último mes dejó un descenso del 35% en la provincia), pero a pesar de la situación económica, la capacidad emprendedora sigue viva en la provincia. Los jóvenes parece que resisten mejor la situación y siguen mostrando su inquietud a la hora de apostar por el autoempleo, quizá porque son los que más están acusando la pérdida de empleo o quizá porque es la mejor salida que encuentran cuando concluyen sus estudios universitarios. Aunque eso sí, ha cambiado de forma clara el sector de actividad en el que se sostiene esa capacidad para iniciar un nuevo proyecto empresarial. Las actividades más solicitadas, las que suponen la oferta de servicios a otras empresas, como consultorías o firmas que gestionan la formación y la selección de personal, la asesoría jurídica o la solicitud de subvenciones, pro ejemplo.

Así lo muestra la radiografía del primer vivero de empresas que se puso en marcha en Huelva, el que depende de la Cámara de Comercio, que se presenta como un centro de negocios donde los jóvenes pueden disponer de un local casi de forma gratuita para iniciar su carrera en el autoempleo. Una ayuda que contribuye a reducir de forma significativa la inversión necesaria para iniciar cualquier actividad empresarial.

En tiempos difíciles hay oportunidad para los pequeños negocios. En los tres primeros meses del año, la actividad en las instalaciones de la Cámara de Comercio ha remontado para aumentar un 50% en lo que va de año, si bien se venía de un ejercicio en el que se registraron los peores datos de ocupación (el año pasado se cerró con el 40% y en la actualidad está cubierto el 60%). Hasta finales del año pasado, la actividad presentó un claro retroceso, que arrancó en 2007, primer ejercicio que se cerró con una ocupación inferior al 100%, pero "o bien el desempleo o bien las dificultades para trabajar por cuenta ajena están volviendo a impulsar en cierta medida el espíritu emprendedor", según el director general de la Cámara de Comercio de Huelva, Arsenio Martínez.

Lo importante, contar con una idea que se ajuste a las necesidades (hoy en día resulta poco fiables cualquier estudio de negocio, según Martínez) y una ayuda (que no subvención), que favorezca la puesta en marcha de esa actividad. Y esa ayuda pasa por ejemplo, por facilitar el local. El sistema que se aplica es el mismo que el de una comunidad, de forma que lo único que se les pide a los empresarios es que aporten una cuota para sufragar los gastos de los servicios comunes (que ahora se ha rebajado) como la consejería, calefacción, limpieza, electricidad y vigilancia). Un sistema que se lleva aplicando desde que se puso en marcha el Vivero, hace seis años, el mismo tiempo por el que han pasado 36 empresas por sus instalaciones y hasta hace dos años eran la construcción y las promotoras las que lideraban la actividad.

Pero la rueda ha cambiado el paso y son esos sectores los que, como resulta lógico pensar, han acumulado más cierres en los últimos meses. El 45% de las sociedades creadas no sigue con su actividad y la mayoría de ellas (de esas que se han cerrado) se dedicaba a la promoción de viviendas y la actividad inmobiliaria. Por contra, el 70% de las empresas de autónomos que han pasado por sus instalaciones se han mantenido, las mismas que han apostado por los servicios a otras empresas (formación, seguros y tasaciones y consultorías). Y es precisamente por ese camino por el que parece abrirse la actividad para los emprendedores (siempre teniendo en cuenta que por la propia naturaleza del Vivero de Empresas e sus instalaciones no se pueden instalar firmas que se dediquen al comercio -por la falta de escaparates- o la industria), a las que se le suman otras como la decoración de interiores, los montajes y las restauraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios