Embajada de la Ñ

  • Huelva se convierte en exponente del diseño gráfico iberoamericano, con el soporte de 15 fachadas que reivindican el español en código artístico

Imponente en el diálogo con la arquitectura, la letra de las greguerías de Gómez de la Serna convierte a Huelva estos días en exponente del diseño gráfico iberoamericano. La ñ 15 veces interpretada en sus ramales artísticos, quijotescos, funcionales. El fonema hispano por excelencia inspira la exposición colectiva que hasta el 18 de abril se celebra en la capital onubense como actividad paralela al III Acta Internacional de la Lengua Española, una cumbre que a partir de mañana reunirá a 70 expertos en la sede iberoamericana de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Con el icono de la ñ, lingüistas y creativos tratan de reivindicar la raíz patrimonial del idioma en la emergente industria cultural, La Nueva era audiovisual y tecnológica (tema del congreso de La Rábida).

Tienen los onubenses y visitantes una doble vía para visitar la exposición La Ñ nos une que han organizado el Colegio Oficial de Arquitectos de Huelva y Cajasol Fundación, con la colaboración del Ministerio de Cultura, la Diputación Provincial de Huelva, la Fundación Biblioteca de Literatura Universal y la Consejería de Educación. Por un lado, la muestra esboza un itinerario en paneles de gran formato que cuelgan en la fachada de 15 edificios emblemáticos de la ciudad; ofreciendo también la versión 'al uso' (en pequeño formato) en la sala de exposiciones del Colegio de Arquitectos.

Tendencias que despuntan entre dos orillas, de la mano de una decena de estudios y diseñadores iberoamericanos, entre ellos Rodolfo Wender (México); Ana D´amico e Ignacio Duval (Argentina); Moriwase (España); Nuno Martins (Portugal); Eric Olivares (México); Nelson Ponce (Cuba); Toormix (España); Gestocomunicación (España); MusaCollective (Portugal) y Kiko Farkas (Brasil).

Se conjugan en esta obra colectiva consagrados directores de arte con jóvenes promesas que emergen en el panorama internacional.

Además de los creativos y estudios de diseño, participan en este proyecto tres arquitectos de Huelva, ganadores de un concurso entre los colegiados de la institución que preside Gonzalo Prieto: César Morales; Luz Gutiérrez y Manuel Serrano.

Con su recreación de la ñ, continente con voz propia, enormes lonas de 5x3,5 metros visten las portadas del Gran Teatro, la Casa Colón, la Diputación Provincial, el Ayuntamiento, el Banco de España, el edificio de la Unión y el Fenix (Gerencia Municipal de Urbanismo), el Colegio Oficial de Arquitectos, la catedral de La Merced, la comisaría de la Policía Local, el nuevo Conservatorio de Música, la sede de Aguas de Huelva, la estación de autobuses, las oficinas de la Autoridad Portuaria, las antiguas aduanas y el edificio de la Federación Onubense de Empresarios (FOE).

Fachadas convertidas en mosaico, donde oscilan los estilos entre la geometría de la Ñ más sobria; la tridimensionalidad de los diseños portugueses; el México de la performance; la frescura brasileña… Impresionante el expresionismo cubano en la obra que Nelson Ponce aporta a esta selección, y la impronta de Moriwase (Bilbao).

Entre todos, insertando el lenguaje del cartel en la arquitectura, ponen el esqueje del arte en la calle, dejando la instantánea abrupta, composiciones inesperadas, como la que podemos ver en la Casa Colón, diseño de Numo Martins en base a una estética de recuerda el dripping de Jackson Pollock. La obra del joven portuense se magnifica aquí en el contraste con una de las fachadas más emblemáticas de la Huelva británica, el hotel que en el siglo XIX se construyó por encargo de Guillermo Sunheim en el sureste de la ciudad. De la Casa Colón destacan los arquitectos el lenguaje figurativo, con proporciones de la primitiva época victoriana; un perfil que choca con el expresionismo abstracto de Martins, una explosión de color.

Otra estampa de fuerte impacto la deja, decimos, el diseño de Moriwase (estudio gráfico de Bilbao) en la sede de la Diputación Provincial de Huelva, en la Avenida Martín Alonso Pinzón. La instalación de esta ñ en la fachada típica de la arquitectura oficialista (en sintonía con el edificio del Banco de España, el Ayuntamiento, o la vieja sede de Hacienda) enfrenta las líneas rectas y el orden jónico con un diseño de vanguardia, fusión de códigos artísticos.

En la Placeta, la firma lisboeta MusaCollective también ha dejado el sello en la sede de la Gerencia Municipal de Urbanismo, el edificio de la Unión y el Fénix que diseñó a mediados del siglo XX el arquitecto Fernando Cánovas del Castillo. Tiene el cartel portugués una inspiración onírica, que en estos días aletea junto a la cúpula, el vigía de Plus Ultra. Como epicentro de este itinerario queda el Colegio de Arquitecto que alberga en su seno también la otra exposición, una puesta en valor colectiva de todas las creaciones que han ido configurando la escena urbana de las 15 fachadas. Al ser precisamente el Colegio de Arquitectos uno de los inmuebles de mayor fuerza visual de la ciudad, la llamada Casa del Millón, legado de Pérez Carasa, es igualmente interesante la interacción del edificio, con el remate en torre, ecléctico como pocos y de guiños modernistas, con la propuesta de César Morales que cuelga en la fachada principal. Con su trabajo Ñ Orte, el onubense fue uno de los tres arquitectos que ganó el concurso convocado por el Colegio para entrar en el proyecto iberoamericano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios