Dosis diaria de simpatía

  • Hostelero

Burguer Hermanos Rodríguez, el kiosco de hamburguesas de la Plaza de las Monjas, todo un clásico en la hostelería de la capital onubense, lleva funcionando treinta y cinco años, tiempo en el que ha sabido mantener su clientela. Al frente del negocio se encuentra Manuel Rodríguez, que indica que la clave está en dar un buen servicio y atender al cliente con simpatía.

El kiosco se encuentra en una zona estratégica, en la confluencia del emblemático espacio público con la calle Espronceda, donde hay un continuo tránsito de personas. A diario acuden al popular kiosco ciudadanos de todas las edades para tomar las especialidades de la casa.

De doce y media de la mañana a una de la tarde es la franja horaria en la que se registra un mayor número de clientes, "la gente está deseando salir para tomarse una cervecita", explica Rodríguez, que manifiesta que el viernes es el día de la semana que tienen mayor volumen de trabajo. No obstante, Rodríguez apunta que la crisis económica "se nota" en el negocio. Asegura que las ventas de hamburguesas han bajado entre un 50 y un 60 por ciento.

Una de las particularidades del burguer consiste en invitar a los clientes a batir un récord en consumo de hamburguesas, un original reclamo comercial. El récord está actualmente en veinte hamburguesas y diez cervezas, que logró el sevillano Pepe García, en noventa minutos, de manera que para superarlo, el candidato deberá tomar veintiuna hamburguesas y diez cervezas en noventa minutos. Si lo consigue "paga la casa".

El pasado sábado lo intentó un ciudadano irlandés, "pero se quedó en doce hamburguesas y cinco cervezas", aunque "empezó muy bien, se comió diez hamburguesas en diez minutos", pero al final no fue capaz y tuvo que abonar la consumición. Rodríguez señala que son muchas las personas que han intentado batir el récord.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios