Docentes sostienen que la igualdad de oportunidades debe fomentarse desde Infantil

  • La UHU edita un libro sobre violencia escolar y de género · García Rojas cree que la educación puede transmitir valores

El profesor del Departamento de Educación de la Universidad de Huelva (UHU), Antonio Daniel García Rojas, presentó ayer el libro Violencia escolar y de género. Conceptualización y retos educativos. Se trata de un trabajo que el docente ha realizado con un grupo de profesionales de otras zonas de Andalucía, como el CEP de Priego-Montilla (Córdoba). La obra deja clara la importancia que tiene la formación en igualdad de oportunidades entre ambos géneros y que "ésta empiece lo antes posible; es decir, a los 3 años; que la transmisión de estos valores se inicie en la primera etapa de Educación Infantil". Para el profesor de la UHU, el mundo de la educación es el único que puede conseguir ese nuevo panorama social, para lo que se necesita "apoyo psicológico y económico".

El libro "surge de un grupo de profesionales que quieren centrar el tema de manera innovadora, la violencia escolar, incluida la de género, que se percibe en las primeras relaciones de noviazgo". Hay dos capítulos del libro dedicados a este asunto.

El libro especifica situaciones como el cambio de apariencia o vestuario de las chicas, desde el momento en que tienen una pareja. "Para esto se brinda una serie de pautas para la interacción educativa", señala García Rojas. De este modo, la violencia y ésta llevada al sexo son los dos temas principales del trabajo. El docente no cree que actualmente haya un mayor nivel de violencia en los centros escolares que hace años. Lo que sí cambian son los métodos en implementar esa violencia o acoso, como los medios cibernéticos.

Antonio Daniel García Rojas apuntó además a un fenómeno que no ha hecho más que crecer en los últimos tiempos: el peso de las demandas sociales recaen sobre el sistema educativo. Con ello, el docente se refirió a "el gran número de asignaturas transversales que pretenden dar respuesta a los problemas más puntuales de la sociedad. Esto hace que aumenten este tipo de asignaturas que crezca el estrés entre los docentes y que se generen tensiones en la organización de los centros".

Materias como Educación Vial, sida o el acoso han de ser impartidos por los profesores sin que realmente haya una preparación adecuada: "Los docentes se ven en la tesitura de tener que enseñar sobre el sida sin que en las facultades de Ciencias de la Educación exista la asignatura de Educación Sexual". En otras palabras, el autor del libro sentenció que "nos movemos por modas, sin que haya para éstas programas integrales que realmente lleguen a hacer mella en el alumnado".

Los profesionales que han colaborado en este trabajo coinciden en la mayor implicación de la familia en la docencia. En este sentido, García Rojas destaca uno de los fenómenos hasta ahora más habituales: "Los alumnos no saben recibir un no por respuesta y eso genera muchos conflictos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios