El colegio Doce de Octubre estará acabado a principios de septiembre

  • Las obras en los centros han sido el mayor problema de este curso

Los trabajos de ampliación y reforma que se han llevado a cabo en muchos de los colegios de la capital han sido lo peor del presente curso, según comentan los padres. Aunque algunos aún las sufren, todos solicitan que acaben antes de que comience el próximo curso.

Según los plazos acordados entre la delegación de Educación y la empresa responsable de la obra, el colegio Doce de Octubre estará totalmente terminado a principios del mes de septiembre. Confiada, así lo anuncia Manoli Romero, la portavoz del Ampa del centro, quien recuerda que "después de tantas protestas y meses de espera, conseguimos que las obras se reanuden y ahora vamos a tener esperanza en que se cumplan los plazos y en que nuestros hijos comiencen el próximo curso en el nuevo edificio y con las instalaciones adecuadas acabadas". Y es que, el nuevo edificio del Doce de Octubre estará terminado en mayo, según los plazos, una fecha en la que cesarán los trabajos para volver a reanudarse en verano cuando demolerán el centro actual para construir en su lugar el patio y las nuevas pistas deportivas.

Al igual que en el Doce de Octubre, los padres del colegio José Oliva confían en que sus hijos inicien el próximo curso escolar con las obras "totalmente terminadas y en su día, sin que tengan que retrasar las clases porque los trabajos no hayan concluido". Así lo manifiesta Rosa Mora, la secretaria de la Ampa. Y es que el presente curso ha sido especialmente duro para ellos en lo que a las reformas del centro, aunque con su lucha han conseguido que se terminen, pero no del todo. Queda el acabado, del que Educación de hizo responsable una vez que recepcionó la obra hace apenas un mes. Pero el proceso de acabado aún está al principio ya que el nuevo proyecto aún no está cerrado. "Confiamos en que nuestros hijos van a entrar el curso que viene con su cole bien terminado", apostilla Rosa.

Otro de los centros educativos que aún sufre los trastornos de las obras de reforma es el colegio Reyes Católicos, aunque en este caso, la situación no está muy clara. El objetivo de los padres es el mismo, que el próximo curso, todo esté bien terminado, pero "por ahora no hay mucho movimiento de trabajo por allí y no sabemos si han recepcionado la obra o cuándo lo van a hacer aunque dejen muchos trabajos mal hechos. Creemos que no se van a arreglar los desperfectos, aunque seguimos exigiéndolo". Así lo denuncia Manuel Munís, integrante del consejo escolar del colegio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios