La Diputación encarga un informe para limpiar la imagen de la provincia

  • Diseñará una campaña para contrarrestar las noticias sobre contaminación, problemas de agua e inmigración · Petronila Guerrero insta a empresarios, sindicatos y partidos políticos a un "gran pacto"

Comentarios 15

Dos semanas después de que la dirección socialista invitase a la Diputación de Huelva a tomar el testigo para lanzar una campaña en defensa de Huelva, comienzan a esbozarse los primeros pasos y el inicio de un calendario que, de momento, tiene sólo concreción en su inicio. En el plazo aproximado de un mes, el organismo supramunicipal tendrá sobre la mesa un informe que recogerá las recetas para tratar de lavar la cara a la provincia, no sólo en casa sino más allá de las fronteras nacionales.

Ayer, la presidenta provincial, Petronila Guerrero, confirmaba que está en conversaciones con la Federación Onubense de Empresarios (FOE) y con las organizaciones sindicales mayoritarias para, a más tardar la próxima semana, convocar a ambas partes para firmar un gran pacto por Huelva con el que se pretende resituar a la provincia hasta llevarla a una mejor posición. "Por falta de atención, por torpeza o por mala intención, a Huelva no se le hace justicia", dijo.

Guerrero tiene en mente compartir la paternidad de la iniciativa no sólo con empresarios y sindicatos sino implicar a la sociedad onubense. A toda. Pendiente de la conformación del Consejo Económico y Social (CES) de la provincia (tienen que producirse los nombramientos de los expertos que van a participar en este órgano consultivo), tendrá igualmente voz en el pacto que nacerá la próxima semana.

El paso siguiente será convocar un Pleno de carácter extraordinario para "dar la oportunidad" a los grupos políticos de la oposición (PP, IU y PA) de que puedan adherirse al pacto. "Aquí no caben medias tintas, o se está por el futuro o no se está", subrayó.

Guerrero ha tendido ya la mano tanto a los agentes sociales y económicos como a las voces de los expertos, pero en estas primeras alianzas para dar forma y contenido al pacto deja aparentemente en segundo plano a los grupos de la oposición. Les brindará la posibilidad de adherirse a un acuerdo ya con fondo y rumbo fijo, pero queda en el aire si podrán reclamar la paternidad compartida de ese gran pacto.

A partir de aquí, la campaña está aún por definir y sin hoja de ruta hasta que llegue el referido informe. Lo que si hay es un diagnóstico aproximado de la situación y de la proyección que tiene Huelva. "Hay una imagen muy dura y muy negativa de la provincia", señalaban fuentes socialistas en relación indiscutiblemente con asuntos que saltan a las primeras páginas de los periódicos e informativos nacionales: episodios de contaminación, problemas con el colectivo de inmigrantes, desertización de espacios protegidos, falta de agua en acuíferos clave o que Huelva sea puerta de entrada de droga hacia Europa.

Y Europa, centro de decisiones concluyentes, preocupa de forma especial, más aún cuando los asuntos más espinosos corren en llegar como la pólvora y estallan sin que, en términos generales, se produzca reacción alguna desde la provincia.

La idea es contrarrestar estas situaciones a través de un lobby onubense que acabe con la falta de capacidad de reacción, rebata y pueda cambiar la imagen. Pese a rechazar la existencia de una mano negra que actúe en contra de los intereses de Huelva, la presidenta de la Diputación consideró que "hay poca ambición de provincia, poco interés y altura de miras".

Desde el punto de vista medio ambiental, en las filas del PSOE se considera que los planes de ordenación del territorio que están en marcha en la provincia, con un 33% de su superficie con algún tipo de protección, son mucho más restrictivos que en cualquier otro punto de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios