Diputación aprueba un presupuesto de 143 millones para 2008

Priorizando la inversión en carreteras, cultura, deporte y apoyo económico a los ayuntamientos, la Diputación Provincial dio ayer luz verde a unos presupuestos de 143 millones de euros para el año entrante. Unas cuentas en las que la Administración provincial se aprieta el cinturón (con un nuevo organigrama, buscando sinergias) para recortar una deuda que oficialmente se cifra en 143,49 millones de euros. Los ingresos corrientes se incrementan en 2008 en un 5,7%, por encima de lo que suben los capítulos de gasto en personal y bienes y servicios.

Rechazando las enmiendas presentadas por los grupos de PP e IU, los socialistas hicieron valer su mayoría absoluta en la corporación provincial para aprobar un proyecto presupuestario que la presidenta de la Diputación, Petronila Guerrero, ha calificado de "realistas, hecho con los pies en la tierra (se ha tratado de no inflar los ingresos) y, a la vez, ambiciosos". Según destacó el diputado responsable del área de Administración general, Francisco Orta, "las cuentas que se llevan a este Pleno son un instrumento eficaz para ayudar a las corporaciones locales a prestar sus servicios y seguir mejorando el funcionamiento de esta institución".

El pilar básico de financiación de estas cuentas serán los 83 millones de euros que se esperan recibir de transferencias corrientes. Se cobrarán más de 12 millones entre tasas e impuestos. Las áreas sociales y la de infraestructura son las que más dinero recibirán en el ejercicio de 2008. Las inversiones se incrementan un 4,5%, ascendiendo a 31 millones de euros que se repartirán, inicialmente, entre el Plan de Caminos Rurales; instalaciones deportivas; programas culturales; carreteras; el POL; obras municipales y otras inversiones.

Otra lectura aportan los izquierdistas. Rafael Sánchez Rufo insistió en que este borrador adolece de argumentos políticos, "y se centra en reducir el gasto corriente para no aumentar la deuda, cayendo en la parálisis institucional". El diputado de IU criticó que estuviera previsto gastar más en propaganda que en energías renovables y políticas de igualdad, entre otras cuestiones.

A las 15 enmiendas que elevó la coalición de izquierdas al plenario se sumó la enmienda a la totalidad que pidieron los populares. El diputado Francisco Riquel apostilló que estas cuentas le dan la espalda al sector agrario y al turístico, recortan las ayudas a las iniciativas pesqueras y no abundan en la necesaria cohesión social de la provincia ya que, "mientras la Diputación tiene previsto gastarse en teléfono 620.000 euros, hay muchos pueblos a los que no ha llegado Internet o que no tienen cobertura para la telefonía móvil". Asimismo, los populares ponen el acento en la situación financiera de la Diputación, advirtiendo de que "el ejercicio de 2008 se cerrará con una deuda de 162 millones de euros, montante superior al presupuesto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios