Devoción y recogimiento ante el Señor del Calvario

Aún es pronto y no hay lugar para los nervios, pero la presencia de la lluvia ha dejado ya su huella en algunos de los actos que las hermandades tenían previstas para esta jornada del sábado. Así ocurrió en El Polvorín. Allí se iba a celebrar por vez primera, el Encuentro Cofrade en las inmediaciones del Sagrado Corazón. El propósito era recaudar fondos para la realización de un altar que acogerá el Simpecado de la hermandad filial de Montemayor. La lluvia que caía al mediodía, malogró el intento que se mitigó en alguna medida, por un pequeño encuentro que se celebró en la casa de hermandad de las Tres Caídas.

Lo que sí se realizó como estaba previsto, fue el rezo de las Cinco Llagas, que organizaba la Hermandad del Calvario. La solemnidad y la íntima devoción del momento impregnaron las céntricas calles por las que pasó la comitiva. El Señor fue llevado en parihuela y custodiado por los hermanos que portaban cirio. Posteriormente, la imagen titular fue trasladada hasta su paso procesional. Fue el momento en que Eduardo Hernández Garrocho le cantó una saeta y un Padrenuestro por romance que llenó de emoción a todos los presentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios