Cumbres Mayores celebra hoy el tradicional Día de los Jarros

  • La historia de esta fiesta se remonta a 1777 cuando alfareros y vecinos refrescaban el verano en plena romería · La licencia para mojar termina a las doce del mediodía

Cumbres Mayores celebra hoy el tradicional Día de los Jarros, una fiesta que, aunque se desconoce su origen exacto, se remonta a 1777. La costumbre obliga a refrescarse aprovechando una tradición que une al pueblo con los alfareros que llegaban al lugar para vender sus productos. Los vecinos aprovechaban la abundancia de agua para llenar los cántaros y arrojarse agua unos a otros.

El Ayuntamiento ha preparado un intenso programa de actos para este fin de semana que mezcla la más pura tradición serrana y cumbreña con la música rapera y la suelta de vaquillas en la espectacular plaza rectangular incrustada a la muralla del siglo XIII. El alcalde, Manuel González, ha resaltado el interés municipal por apostar por las tradiciones locales y ofrecer a vecinos y visitantes lo mejor de un pueblo abierto y solidario.

En los Apuntes Históricos de Cumbres Mayores se dice que antiguamente era costumbre ir ese día (14 de agosto) en romería a la ermita de Nuestra Señora de Gracia, situada a unos diez kilómetros al suroeste del pueblo. Al arruinarse el templo, se trasladó la imagen de la Virgen a la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel en 1777. En 1845 se vuelve a trasladar a la Virgen a la ermita de Nuestra Señora del Amparo, situada extramuros de la localidad, colocándose en el retablo de Santa Marina.

El antiguo emplazamiento de la ermita de Gracia era y es una zona muy rica en agua y un paso natural de caminos siendo, tal vez, estas dos características el origen de esta fiesta singular. Podría haber ocurrido que antiguos arrieros, procedentes de Aracena o su comarca, entraran por el camino que pasa junto a la ermita para vender en la antigua romería los productos de sus alfares y, dada la abundancia de agua en este lugar, se originaría la costumbre de mojarse unos a otros.

Con el traslado de la imagen a la localidad se continúa con la costumbre. Los alfareros de Tierra de Barros, en la vecina Extremadura, traían al solano, cántaros, tinajas y espiches.

El día de la fiesta, desde bien temprano, las calles del pueblo se llenan de jóvenes que, empapados en agua y provistos de cualquier recipiente, están dispuestos a poner como una sopa al atrevido o atrevida que salga fuera de casa, sea joven o viejo, natural o forastero. Este es el Día de los Jarros y nadie se debe molestar si termina de esta manera.

Antiguamente este ritual (con licencia para mojar) concluía a las doce de la mañana con el repique de campanas, que anunciaba la festividad del día siguiente, 15 de agosto, festividad de la Virgen de Gracia, en el caso cumbreño. Desde hace unos años, esta tradición se ha ampliado comenzando a las doce de la noche del día de la víspera, 13 de agosto, y terminando al mediodía del siguiente.

Después de disfrutar del Día de los Jarros, en la plaza de toros y a partir de la media noche tendrá lugar el concierto del cantante sevillano Haze, que continúa ejerciendo su papel de cronista urbano con una propuesta musical que mezcla rap y flamenco a través de letras que relatan crudas historias de la calle. Como referente discográfico más reciente del sevillano encontramos Tercer round, producido por JC Moreno y con colaboraciones de lujo como las de Luis Eduardo Aute, José Mercé, Piculabe, Estrella, La Húngara y Marzok Bangui.

El día 15 está reservado a las manifestaciones religiosas, con misa a las ocho de la tarde y posterior procesión de la Virgen de Gracia.

El domingo 16 llega el colofón. A partir de las doce tendrá lugar un paseo de caballos, para culminar el día con la suelta de vaquillas de la prestigiosa ganadería de Cumbres Mayores, Hermanos Domínguez Camacho. La tarde taurina comenzará a las siete en la plaza de toros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios