Cuenta atrás para el Lunes de Pentecostés

  • El pintor Raúl Berzosa condensa el sentir rociero en un cartel anunciador revelador Juan Córdoba evoca la romería pasada en una crónica rendida a la Concepción

La casa hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Huelva vivió ayer el pistoletazo de salida de la romería de 2016 con el acto de presentación del cartel anunciador, obra del pintor malagueño Raúl Berzosa, y la lectura de la crónica de la pasada edición, a cargo de Juan Córdoba Gómez, quienes relevaron en ambos menesteres al polifacético artista cordobés Javier Aguilar y al cronista Juan Carlos Rubio, respectivamente.

Raúl Berzosa (Málaga, 1979) , cuyo legado pictórico está muy vinculado a temas religiosos y cofrades, agradeció públicamente la confianza que la junta de gobierno de la hermandad depositó en su persona al elegirlo para encomendarle la realización del cartel, una composición de óleo sobre lienzo con unas dimensiones de 81 x 116 centímetros que encarna el sentimiento de una celebración para la que los romeros ya empiezan a contar los días.

"El cartel es una representación de la Virgen del Rocío, que aparece en un lateral, mientras que, de fondo, se puede distinguir un momento de la romería, con caballos y romeros con la característica chaqueta blanca de la hermandad, y en la parte superior izquierda aparece la paloma blanca, que representa a la Blanca Paloma y al Espíritu Santo" detalla el autor del cartel, en el que predominan el azul y el blanco, "los colores típicos de la hermandad y de Huelva". Berzosa aseguró que, pese a que aún no ha disfrutado de la oportunidad de hacer el camino, sí ha tenido ocasión de visitar la aldea y la capilla de la Virgen del Rocío y de conocer la propia casa hermandad para empaparse de lo que representa para esta la devoción rociera y transmitirlo en el lienzo: "Me he documentado, he visitado la casa hermandad, su capilla, he visto fotografías del camino, he recabado testimonios...para tratar de aproximarme a lo que se vive realmente y poder transmitirlo y reflejarlo lo más fielmente posible en la obra del cartel".

Una sensibilidad que aplaudió el presidente de la hermandad, Juan Ferrer, en cuya opinión, la pintura ha sabido captar la esencia del camino y reflejarla fidedignamente. "Transmite lo que queremos. Es una obra muy particular que reúne todos los elementos. Tenía que estar la Virgen del Rocío, la que nos inspira, así como signos distintivos de nuestra hermandad, como por ejemplo la chaqueta blanca" señaló Juan Ferrer, para quien el cartel "logra propagar lo que significa para nosotros la romería y la devoción por la Blanca Paloma al primer golpe de vista", de tal forma que, "no sólo basta con pintar bien sino tener también la sensibilidad que ha tenido el autor para plasmarlo".

El otro momento que vertebró la cita romera en la casa hermandad del Rocío de Huelva fue la lectura de la crónica de la celebración de 2015, en la que Juan Córdoba evocó algunos de los momentos más emotivos, tanto personales como significativos para la filial onubense.

"Es una crónica basada en emociones, vivencias y sentimientos que he experimentado durante 2015, de mi vida al lado de la hermandad, sus cultos, la experiencia del Rocío; todo eso lo he querido transmitir como lo viví" aseguró el cronista, que destacó como uno de los pasajes más reveladores los cultos organizados con motivo del 525 aniversario de la iglesia de la Concepción.

"Este año la hermandad celebró el triduo con motivo del 525 aniversario del templo y por eso en su camino de regreso pasó por el barrio de San Francisco y estuvo en la iglesia de la Esperanza y el convento de las hermanas de la Cruz, dos de las devociones que he vivido desde pequeño y con las que me siento identificado" rememoró Juan Córdoba, quien se recreó también en la evocación de la presentación del simpecado ante la virgen "acompañado por primera vez de mi hija, lo que lo hizo más especial".

El cronista, cuya narración estuvo salpicada por algunas licencias poéticas con las que trató de captar los momentos más emotivos y enriquecida con una ardua labor de documentación histórica, subrayó que su valor "no lo tiene hoy ya que el verdadero lo irá adquiriendo a lo largo de los años, cuando al leerla y recordar la romería de 2015 la gente sepa, por ejemplo, que la hermandad estuvo en la Concepción y el simpecado entró en la iglesia".

"Ha sido todo un orgullo y un honor -apostilló-. Me ha supuesto un esfuerzo encomiable pero gratificante al mismo tiempo. Estoy henchido de hacer partícipes a los presentes y de haber compartido mi experiencia, destapando mis sentimientos, desnudándome por dentro; lo más difícil".'

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios