El Consistorio reinicia el expediente de ruina del Monís de calle Palacio

  • La declaración fue aprobada en julio de 2016 pero ahora se inicia el procedimiento por haber "caducado"

  • Se exigirá la conservación de la fachada de este inmueble protegido

El Consistorio reinicia el expediente de ruina del Monís de calle Palacio El Consistorio reinicia el expediente de ruina del Monís de calle Palacio

El Consistorio reinicia el expediente de ruina del Monís de calle Palacio

Al igual que sucede con el inmueble ubicado en el número 4 de la calle Concepción -donde se sitúa la histórica farmacia que acogió el laboratorio químico-farmacéutico de Caballero Hermanos- el Ayuntamiento de la capital obligará a los propietarios del número 4 de la calle Palacio el mantenimiento de la fachada.

Este edificio, sin embargo, sí está inscrito en el Catálogo de Edificios Protegidos del Casco Histórico de Huelva, por lo que la propiedad está obligada a rehabilitar esta fachada de estilo regionalista-neomudéjar, una obra del arquitecto Francisco Monís que data del año 1906.

Así lo explicaron ayer desde el Ayuntamiento de la capital, que a través de la Concejalía de Urbanismo y Patrimonio Municipal ha reiniciado el "caducado" expediente de ruina de este edificio "que presenta graves daños estructurales, con carácter irreversible".

Según argumentó el concejal del ramo, Manuel Gómez Márquez, "tras tantos años de desacuerdo entre los titulares del inmueble y la anterior corporación municipal", este edificio histórico ha sufrido un deterioro que fuerza su declaración de ruina.

"Nuestra obligación ineludible como Ayuntamiento es velar por la protección del patrimonio y la recuperación de todo lo recuperable. No podemos invertir el tiempo y evitar tantos años de abandono, pero con independencia de la declaración de ruina, la parte más emblemática y singular del edificio, su fachada, se debe mantener como elemento señero en la trama peatonal del centro histórico de la ciudad", aseguró.

A su juicio, se ha dejado pasar demasiado tiempo, "consumido en el conflicto con los propietarios, que están, a su vez, en desacuerdo entre ellos", y "todos debemos ser corresponsables para proteger este importante seña de identidad de la arquitectura residencial onubense de principios del siglo XX".

El Consistorio aprobó en una junta de gobierno celebrada el 11 de julio de 2016 la declaración de ruina del edificio. Años atrás, se había desechado esta calificación por entender que el inmueble podía ser aún restaurado y remozado sin necesidad de derribo. Sin embargo, el desacuerdo entre los propietarios dejó al edificio sin solución mientras los años seguían pasando. Pero el pasado año los técnicos decretaron que se encontraba ya en estado de ruina. No obstante, se contemplaba la obligación de preservar la fachada original del edificio, de forma que se derribaría el interior pero dejando la fachada exenta, con andamiaje de contención, para posteriormente restaurarla.

Ya entonces, con esta declaración, el Consistorio hizo un requerimiento a los propietarios para que en el plazo de tres meses presentasen un proyecto arquitectónico para rehabilitar la fachada. Entre tanto, se les conminó también a que adoptasen medidas provisionales de estabilización de la misma, algo que siempre se hace para evitar riesgos de desprendimientos y garantizar la seguridad de la vía pública.

El edificio es un ejemplo del estilo regionalista y tiene trazas neomudéjares. En la Guía de Arquitectura de Huelva, publicada por el Colegio Oficial de Arquitectos onubense, se destacan detalles "interesantes" como "un hermoso cierro en fachada y la solución de arco de las ventanas". También se indica que, posteriormente, se realizó una elevación de planta que distorsiona su imagen final.

Francisco Monís, al que se atribuye este inmueble, es el autor de otros edificios de renombre en Huelva, como es el caso del antiguo Hotel París -del que se conserva originariamente la mitad y la otra mitad fue reconstruida-, la sede de UGT en la calle Puerto o el edificio que fue la sede del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Huelva. El Hotel París fue un encargo de Antonio García Ramos y presentaba una hermosa composición, en especial por la solución de la esquina, rematada por una cúpula de escamas de bronce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios