Condenas al atentado de ETA en Ayuntamiento, Diputación y UGT

  • Diferentes puntos de la provincia también se manifestaron contra la barbarie terrorista que costó la vida el pasado viernes en Mondragón a Isaías Carrasco

El Ayuntamiento, encabezado por el alcalde, Pedro Rodríguez, y la Diputación, liderada por su presidenta, Petronila Guerrero, guardaron a las 12.00 horas de ayer, de manera separada, cinco minutos de silencio en memoria del ex concejal socialista asesinado por ETA en Mondragón Isaías Carrasco.

A la concentración a las puertas del Consistorio onubense acudió la Corporación Municipal en pleno liderada por Pedro Rodríguez, quien al término de los cinco minutos de silencio mostró su "repulsa" por este tipo de "asesinatos" y confió en que "las políticas antiterroristas hagan posible que estos atentados desaparezcan, de manera que ésta sea la última vez que el Ayuntamiento se concentre por este tipo de hechos".

En este sentido, el primer edil lamentó el acto "vil" cometido por la banda terrorista ETA y aseguró que "todo el mundo se pregunta cómo se puede acabar con esto, aunque no es nada fácil", por lo que apeló a "la unidad de los demócratas, de los partidos políticos, de las fuerzas sociales y de la sociedad en general", pues "la única manera de acabar con los asesinos de ETA es aislándolos a base de unidad".

Por su parte, en el Palacio provincial los cinco minutos de silencio fueron seguidos, además de por la presidenta, Petronila Guerrero, por los distintos diputados; el subdelegado del Gobierno central en Huelva, Manuel Bago; el delegado del Gobierno de la Junta en Huelva, Justo Mañas, y por el secretario general del PSOE onubense, Javier Barrero, además de distintos delegados provinciales de la Junta. Al término de la concentración, Guerrero mostró su solidaridad con la familia de Isaías Carrasco y su "repulsa e indignación" por el "vil" atentado, a lo que aseveró que "ya está bien, el terrorismo tiene que acabar". Así, mostró su confianza en que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "acabarán con esta lacra social" y añadió que "la única manera de conseguir algo en este país es con la democracia".

En otro lado de la ciudad, alrededor de 100 trabajadores de UGT guardaron cinco minutos de silencio en una concentración que se llevó a cabo con un corte de tráfico en la calle Puerto de la capital en señal de protesta por el último atentado, así como por el fallecimiento de un trabajador de la empresa 'Olmos Pinturas Huelva' el pasado viernes en los Astilleros onubenses. Con carteles en los que se podía leer 'No más muertes-No al terrorismo' y 'No a la precariedad laboral', los representantes de UGT quisieron expresar su solidaridad y apoyo a los familiares de Isaías Carrasco y del trabajador fallecido en Astilleros, así como su más enérgico rechazo "a este tipo de actos criminales, que no hacen más que ensombrecer el espíritu democrático".

También la provincia mostró su repulsa por el atentado. El Ayuntamiento de Cartaya y la plaza del Cabildo de Moguer concentraron a varios centenares de personas, con sus alcaldes, Juan Antonio Millán y Juan José Volante a la cabeza. Muestras de dolor en los presentes que ven como la lacra del terrorismo etarra no para. En Gibraleón también se reunieron los vecinos en torno al Ayuntamiento, aprovechando la ocasión, al igual que en Moguer, para mostrar su solidaridad con la familia de Mari Luz Cortés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios