costa

La Cinta abre su Puerta Jubilar a la Semana Mariológica

  • José Vilaplana Blasco destaca que "esta es una Diócesis muy mariana, en cada rincón cuenta con un santuario"

La Cinta abre su Puerta Jubilar a la Semana Mariológica La Cinta abre su Puerta Jubilar a la Semana Mariológica

La Cinta abre su Puerta Jubilar a la Semana Mariológica

Recordando los Congresos Mariológico y Mariano Internacionales celebrados en Huelva en 1992, se inició ayer la Semana Mariológica Nacional en el santuario de la Cinta cuando se conmemora el 25 aniversario de la coronación canónica de la Patrona de Huelva en aquel encuentro. Ahora la cita es para analizar la mediación materna de la Virgen que, como indicó el secretario de la Sociedad Mariológica Española, Francisco María Fernández Jiménez, "se profundizará en la mediación materna de María, como mediadora entre nosotros y su hijo Jesucristo". Un aspecto que calificó de importante analizarlo en la actualidad, en el deseo de "encauzar bien las devociones marianas".

Juan Miguel Ferrer Grenesche, presidente de la Sociedad Mariológica, destacó el interés de la Sociedad de fomentar los estudios de teología y ayudar a comprender los misterios de la Virgen buscando también lo mejor en la piedad mariana. En este sentido, resaltó que "el objetivo es colaborar con los pastores y las hermandades en una piedad popular floreciente, para que esté bien orientada, hacer Iglesia en una llamada a la santidad". La Semana Mariológica Nacional además de sesiones abiertas tendrán otras de estudios y presentación de ponencias en la que participarán los teólogos asistentes. Un programa que tiene una perspectiva interdisciplinar en la que igualmente se introducen aspectos de antropología, arte, religiosidad popular...

El obispo de Huelva, José Vilaplana Blasco, actuó de anfitrión acompañado por el presidente de la gestora de la Hermandad de la Cinta, Bienvenido González Roldán, y dijo a los congresistas que llegan al santuario de la Cinta "saboreando el periodo jubilar". Describió el santuario de la Patrona como "pequeño y entrañable, donde está el corazón de esta ciudad, la Virgen de la Cinta que es su Patrona". Destacó la resonancia colombina de este santuario en el que estuvo Cristóbal Colón por una promesa de la tripulación en su viaje de vuelta.

José Vilaplana dijo que "esta es una Diócesis muy mariana, donde en cada rincón de ella hay un santuario dedicado a la Virgen". Un marianismo que "es un escudo ante el fuerte viento de secularidad de esta sociedad, donde está enraizado este marianismo el secularismo queda relativizado", resaltó el obispo de Huelva. Reconoció que es una inquietud pastoral profundizar en al piedad popular, para que "se contemple siempre a María en el misterio de Cristo y en el de la Iglesia". Por ello, entiende que la casa de la Virgen debe ser una escuela para profundizar en el misterio de Jesús.

José Vilaplana recordó la historia del icono mural de la Virgen de la Cinta, que fue mandada a pintar por un devoto al invocarla y sentir su protección. Muestra al Niño desnudo con zapatos de oro, reflejando así la ofrenda que cada año por Navidad realizaba este devoto entregando zapatos a los niños onubenses necesitados. Destacó así "los gestos de la piedad popular tan importantes a la hora de hablar de María y que también deben aportar mucho a los teólogos". Así habló como en el último traslado de la Virgen de la Cinta una vecina mayor de la Barriada de la Navidad le dedicó una hermosa poesía y terminó con un "Viva el Niño de las sandalias y la Madre que lo parió", lo que vinculó al relato de Lucas, cuando una mujer ensalza de la misma forma a Jesús.

La primera sesión teológica se celebró en la sala capitular del santuario, e intervino Luis Díez Merino, que habló de La mediación de la Sagrada Escritura. Le siguió Francisco Fernández Jiménez, con La mediación mariana en la Patrística Griega y Oriental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios