Cepsa elige Huelva como Puerto estratégico para el gas natural

  • La empresa energética pone en servicio la gabarra 'Oizmendi' que permitirá suministrar GNL de barco a barco

  • Desde 2020 será obligatorio dejar de utilizar combustible fósiles

La presentación de la gabarra Oizmendi fue el acontecimiento aprovechado por la empresa energética Cepsa para anunciar que ha elegido Huelva como Puerto estratégico para el suministro de Gas Natural Licuado (GNL) a buques, una práctica que será de obligado cumplimiento a partir del 1 de enero del año 2020, cuando los niveles de azufre en los combustibles pasarán del 3,5% actual al 0,5%, algo que los hará incompatibles con la utilización de los actuales gasóleos. Será también la entrada del Puerto de Huelva en el negocio del bunkering (suministro de combustible de barco a barco), lo que le coloca en una situación privilegiada en el punto de entrada al Estrecho de Gibraltar y en las rutas con África y Latinoamérica.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Huelva, José Luis Ramos, reconoció en la presentación que tuvo lugar en la mañana de ayer que en la reciente visita que realizó a la feria de cruceros Seatrade de Miami, durante sus encuentros con las principales navieras, "lo primero que nos preguntaban era la disponibilidad de suministro de gas natural". Con ello quiso señalar la "trascendencia de la apuesta que se realiza por parte de Cepsa en el Puerto de Huelva que nos da una ventaja competitiva importante y nos permite convertirnos en un hub (puerto estratégico) en todo el sur de la península".

La entrada en servicio de la nueva gabarra multipropósito (en teoría está en disposición de suministrar cualquier tipo de combustible pero será mayoritariamente GNL) se conjuga con la planta regasificadora; ambos servicios no se encuentran juntos en ningún otro puerto de España. A eso se añade su situación geoestratégica que le permite aprovechar todas las rutas asociadas que pasan por delante de Huelva. "Vamos a ser el Puerto de referencia en GNL para el Mediterráneo Occidental", señaló Ramos quien volvió a recordar "nuestro inequívoco compromiso con el medio ambiente y el territorio, nos hemos comprometido en ser el proveedor de GNL a los buques en todo nuestro radio de influencia. Como consecuencia, el Puerto se convertirá en un hub para suministrar a otros puertos, además de ser uno de los primeros puertos que permita suministrar directamente este tipo de combustible. Es una oferta de un nuevo servicio que pone en valor nuestro compromiso con los operadores, terminalistas y con los ciudadanos. Confiamos en que la demanda de este tipo de buques se incremente en un futuro cercano, en línea con nuestros objetivos y los de las navieras de apostar por alternativas más limpias y sostenibles".

Por su parte Alberto Martínez-Lacaci, director del negocio de combustibles de Cepsa, reconoció que "la nueva embarcación permite ofrecer una gran flexibilidad para satisfacer las necesidades de los clientes, ya que se puede suministrar todo tipo de combustibles, desde los más tradicionales, a aquellos más novedosos como el GNL, lo que nos permite cubrir toda la cadena de valor y aportar toda la energía que cada cliente requiera".

La puesta en funcionamiento de la nueva gabarra, permitirá la consolidación de Cepsa como "líder nacional en el mercado del bunkering y eso llega en un momento más que importante por el nuevo marco normativo que entra en vigor en 2020, lo que nos permitirá seguir siendo líderes en el suministro a los barcos". La obligatoriedad de utilización de GNL -de hecho ya hay rutas prohibidas para buques alimentados con combustibles convencionales- permite superar una de las críticas más sostenibles en el tiempo sobre este tipo de maniobras, especialmente peligrosas en la Bahía de Algeciras con el intenso tráfico que soporta la zona y cuyos riesgos se limitan al extremo con gas natural.

Según Martínez-Lacaci, se trata de un combustible "100% libre de contenido en azufre, que es la principal limitación que nos impone la normativa, con un 20% menos de emisiones de CO2 y un 80% menos de óxido de nitrógeno". Por lo demás, la maniobra de suministro es "exactamente la misma que con los tradicionales, con la única particularidad de que se lleva a cabo a temperaturas extremadamente frías, de unos 150 grados bajo cero", la misma que se utiliza en la planta regasificadora y estándar en el transporte de este tipo en todo el mundo. La capacidad de la gabarra, que permanecerá amarrada en el pantalán de Decal -y que fue sometida a un intenso proceso de limpieza de sus depósitos para poder atracar ayer en el muelle de Levante por su cercanía con el núcleo urbano de la capital-, es de unos 600 metros cúbicos de GNL, lo que le permite, aunque depende de su tamaño, el suministro de entre 3 y 4 buques.

Martínez-Lacaci quiso dar algunas pinceladas sobre el negocio del bunkering, que cada año nueve un total de 100 billones de dólares al año en todo el mundo. En lo que se refiere a España, la cuota de Cepsa que tiene 11 gabarras repartidas por los puertos de Barcelona, Algeciras, Las Palmas, Tenerife y Gibraltar (además de la presentada ayer en Huelva) que representan una cuota de mercado del 37,1%, la mayor parte de ella en la Bahía de Algeciras. La empresa energética tiene nueve terminales multiproducto y realiza mediante este tipo de embarcaciones, más de 6.000 operaciones anuales con un suministro medio de 750.000 toneladas. No obstante, la mayor parte de dichas actuaciones se hacen mediante cisternas, que contabilizan más de 13.000 anuales. La compañía posee intereses en Panamá, donde se encuentra a ambos lados del canal y en los Emiratos Árabes, lugar en el que desde hace unos años se encuentran en el puerto de Fujairah.

El Comité Marítimo de Protección Ambiental, determinará a lo largo de la primavera del año que viene, los detalles en la implantación de la nueva normativa que entrará en vigor en 2020. Será entonces cuando las empresas, tanto suministradoras de combustible, como la totalidad de las navieras, deberán buscar posiciones de cara a un mercado nuevo que abre enormes perspectivas para aquellos puertos que sean capaces de realizar a ambas una oferta atractiva; es ahí donde Huelva ha comenzado a posicionarse de cara a un futuro que está a la vuelta de la esquina.

El Puerto entrará así en un más que restringido club de instalaciones, entre las que se encuentran las de Cartagena, Barcelona, Sagunto-Valencia, Bilbao y Ferrol, entre las que debe hacer valer su posición estratégica en medio de las líneas intercontinentales. Su situación en la entrada del Mediterráneo, la anticipación con la que se ha actuado de cara a la entrada en vigor de la nueva normativa, así como unas instalaciones inigualables en todo el panorama portuario español son, junto con la implicación de Cepsa, las principales bazas para un proyecto que debe colocar a Huelva entre las primeras instalaciones de toda su zona de influencia y sentar las bases para consolidar un futuro que, según Ramos, "de la mano de la innovación y la investigación, debe convertirnos en una referencia en toda Europa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios