Cartaya recibe a la Virgen de Consolación

  • Cientos de fieles participan en la bajada de la imagen

La imagen de Nuestra Señora de Consolación fue acompañada anoche por una gran multitud de fieles durante su tradicional traslado o procesión de bajada desde la ermita que lleva su nombre hasta la parroquia del Apóstol San Pedro de la localidad.

Un recorrido procesional que por tercer año consecutivo ha cambiado el colorido y la musicalidad que tradicionalmente lo caracterizan, por la austeridad originada de los gastos que está generando la restauración del paso de la Virgen, el más antiguo de la localidad, cuyos costes ascienden a unos 132.000 euros. En este sentido, y tras la misa oficiada en la tarde de ayer en la ermita de Consolación por el cura párroco de Cartaya, Manuel Domínguez Lepe, la Virgen procesionó por las calles Santa María de Consolación, De La Plaza y plaza Redonda sin acompañamiento musical, con un exorno floral austero, y sobre un paso que debido a los trabajos de restauración a los que está siendo objeto, presentó anoche importantes novedades respecto al año pasado como la peana de la Virgen o sus cuatro candelabros, totalmente restaurados y dorados. Son estrenos a los que se sumaron anoche unos nuevos pendientes y una toca de sobre manto de la Virgen, enseres ambos recibidos recientemente por un devoto de la Virgen.

La austeridad de los actos también ha llevado a los responsables de la junta de gobierno de la hermandad a pedir una vez más comprensión a la gran cantidad de fieles con que cuenta esta Virgen, los cuales al no faltar anoche a su cita consolacionista por las calles de Cartaya, fueron precisamente los encargados de poner el habitual colorido y vistosidad que caracterizan a la bajada.

Las celebraciones en honor a la Virgen de Consolación finalizarán en la noche del domingo 13 de septiembre, día grande de la Virgen, cuando su imagen sea devuelta a su ermita durante el solemne desfile procesional conocido en Cartaya popularmente como de subida.

En las dos semanas que quedan en medio, los actos religiosos proseguirán con la celebración de la tradicional y solemne novena que tendrá lugar en su honor todas las tardes a las 20:30 en la parroquia de San Pedro Apóstol entre el viernes 4 y el sábado 12 de septiembre, la cual será predicada por el párroco Carlos Javier Rodríguez Parra; así como con la celebración en la noche del viernes 11, por segundo año consecutivo, del rosario de gala que sustituyó de forma experimental el año pasado al tradicional rosario de la aurora y que debido a la enorme aceptación de que gozó entre los fieles consolacionistas, se va a repetir de nuevo este año, apuntan desde la hermandad.

Dicho rosario partirá desde la parroquia a las 23:00 horas para recorrer durante aproximadamente unas dos horas las calles Endrina, Otero, Pescadores, Villeda, Convento, De La Plaza, Lepe, Campo, San Pedro y plaza Redonda, a cuyos vecinos se ha solicitado desde la hermandad colaboración en cuanto a mantener las puertas de sus casas abiertas, iluminadas y decoradas a su paso. Otros actos religiosos serán la solemne función principal de instituto que se celebrará también en la parroquia cartayera el domingo 13 de septiembre a las 12:00, así como finalmente en la tarde-noche de ese mismo día el tradicional desfile procesional de subida, durante el que la Virgen será devuelta de nuevo a su ermita realizando el recorrido inverso de anoche aunque con el acompañamiento musical de la Asociación Filarmónica de Calañas.

Por su parte, representantes de la hermandad subrayaron anoche su enorme satisfacción por los estrenos de anoche en el paso de la Virgen gracias al proceso de restauración integral a que está siendo sometido el mismo en los talleres sevillanos de los Hermanos González. En este sentido, el secretario de la hermandad, Jesús Palacios, manifestó que no sólo los miembros de la hermandad están de enhorabuena, sino "todos los cartayeros que aman y quieren a sus tradiciones y a su patrimonio artístico y cultural". La restauración y dorado de la peana y los cuatro candelabros del paso se enmarca en un proyecto mucho más amplio que contempla su restauración total, así como la de todos sus elementos decorativos y ornamentales, y que con un coste algo superior a los 132.000 euros, está siendo ejecutado en un periodo de tiempo de cuatro años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios