Camareros, limpiadoras y dependientes, las ocupaciones con más contratos

  • La cuarta parte los puestos de trabajo que ofrece el mercado laboral de Huelva se concentra en estas tres actividades

  • El 95% de los empleos es temporal

El 43% de los encuestados por Randstad en nuestro país busca su primer trabajo bajo el parámetro de que resulte "interesante". Pero a veces ese deseo no se corresponde con la realidad laboral que dibuja un panorama en el que sentirse valorado o que el empleo se ajuste a las expectativas que se habían creado se queden atrás y pase a primer término el hecho de recibir una nómina a final de mes y que, en cierta medida, sea en un puesto en el que la cualificación no sea un obstáculo. Así se explica que sean la de camareros asalariados, personal de limpieza de oficinas y hoteles, y vendedores en tiendas o almacenes las ocupaciones con más contratos de trabajo en la capital. Entre las tres copan la cuarta parte de los contratos que se firman al año, según el último informe del Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE).

Durante la crisis, el campo y la hostelería se convirtieron en Huelva, como en el resto de provincias del país, en refugio de miles de trabajadores que se vieron expulsados de sectores relacionados con la construcción. Y esta situación, sobre todo cuando se sabe que el ladrillo nunca logrará ser lo que fue antes de la recesión, tiene un efecto permanente en la estructura del mercado de trabajo. La agricultura y la restauración se han convertido en las dos actividades con mayor nivel de contratación, tanto por la elevada demanda que registran como por la extraordinaria temporalidad ligada a los dos sectores, que son los únicos capaces de perfilar los dientes de sierra de la estadística del empleo en la provincia. De hecho, la de peón agrícola llega incluso a situarse como la cuarta ocupación que más contratos registró en la capital en 2016, año al que corresponde el último informe del SPEE.

El estudio no hace sino remarcar que el mercado laboral onubense sigue tocando máximos de contratación temporal. En la capital sólo hubo un 5,27% de contratos fijos firmados a lo largo del año, que llevó a un alza del 7,07% en los temporales frente a un recorte del 6,65% en los indefinidos. Ahora bien, cierto es que la temporalidad es en cierta medida un mal endémico del tejido productivo de la provincia, por su elevada vinculación al sector servicios y a la estacionalidad de las campañas turística y agrícola.

A pesar de que desde el sector hostelero se ha levantado la voz de alarma sobre la falta de personal, es el de camarero el puesto que acapara el mayor número de acuerdos laborales en la capital. Más de uno de cada diez es para cubrir vacantes en ese ámbito, que en "numerosas ocasiones" se ve "obligado a tirar de personal no cualificado para el puesto que se necesita cubrir", según se ha subrayado más de una vez desde la asociación de hosteleros del Círculo Empresarial de Turismo. Y de ahí que la escasez de personal no se oponga a la elevada tasa de contratación.

A renglón seguido, los contratos para el personal de limpieza, que en su mayoría son para mujeres (ocho de cada diez) y los que se firman a vendedores de tiendas y almacenes, que mantienen casi el mismo peso femenino (siete de cada diez firmas son de mujeres). El resto de puestos del top ten de ocupaciones con más contratos en la capital (representan menos del 4% en cada caso) se distribuye entre peones agrícolas (curiosamente y al contrario del perfil provincial, con una fuerte tasa masculina), albañiles (el 98% son hombres), monitores de actividades de entretenimiento, peones de manufactureras, empleados de servicios de correos, operadores de máquinas de papel y cartón y cocineros asalariados.

Con este panorama, el perfil del contratado en la capital se ajusta al de un hombre o una mujer (aquí no hay diferencias significativas de sexo), de entre 25 y 45 años (dos de cada tres contratos son para onubenses que se ajustan a este tramo de edad), que tiene estudios de la ESO con titulación (uno de cada tres).

En cuanto a las características laborales, destaca el incremento de contratos a tiempo parcial, que ya supone el 43,3% del total tras subir un 8,07% .

Curiosamente, las tres primeras ocupaciones desde el punto de vista de la contratación, coinciden con los puestos que más solicitan los demandantes de empleo que están en paro. Aunque en su clasificación entran en juego nuevas actividades como (por este orden) la de empleados administrativos sin tareas de atención al público, ordenanzas o peones de obras públicas. Y en éste último caso hay un dato revelador: las solicitudes han aumentado un 40,31% en un año. Es decir, que los puestos con más demanda entre los parados onubenses son los de limpiadores de oficinas y hoteles y los de vendedores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios