Cajasur y Unicaja abren el camino a la fusión tras seis días de grave crisis

  • La caja cordobesa evita la intervención del Banco de España · Las dos entidades aprueban hoy en sendos consejos de administración el plan de negocio integrado de Boston Group · Intervenciones al más alto nivel facilitan el desbloqueo

Seis días de infarto y una senda abierta a la esperanza. En el último suspiro, contra el crono, Unicaja y Cajasur alcanzaron ayer un principio de acuerdo para caminar juntas antes de que el Banco de España cumpliera su ultimátum de intervención, que estaba fijado para el 10 de diciembre como fecha tope. Un histórico y escueto comunicado remitido pasadas las 22:00 resumía la noticia: "Las cúpulas directivas de Unicaja y Cajasur han alcanzado en el día de hoy -por ayer- un principio de acuerdo sobre el Plan Estratégico de Negocio de la fusión, que someterán de forma inmediata a la aprobación de sus respectivos consejos de administración".

Los presidentes de las dos cajas, Braulio Medel -Unicaja- y Santiago Gómez Sierra -Cajasur-, acordaron ayer en Málaga -se vieron después del encuentro que mantuvo en la ciudad de la Costa del Sol el Banco Europeo de Finanzas (BEF)- el fin de las hostilidades y las dos entidades aprobarán hoy en sus respectivos consejos de administración la esperada integración de ambas entidades justo el día en el que expiraba el plazo dado por el Banco de España para que hubiera un principio de acuerdo, ya que la fecha tope para que ambos consejos tuvieran aprobada la fusión estaba fijada el 7 de diciembre. Al final han sobrado siete días, algo que parecía impensable el miércoles de la semana pasada, cuando la mayoría del consejo de administración de Cajasur votó en contra del plan de negocio propuesto por The Boston Consulting Group, la única hoja de ruta válida para Unicaja y que la entidad cordobesa rechazaba porque señalaba un excedente de casi 1.000 empleados en la caja cordobesa. La pregunta del millón es: ¿Hasta qué punto han cambiado los presupuestos de la fusión para que Cajasur haya dicho sí? Fuentes cercanas a la negociación indicaron que el plan de Boston Consulting se mantiene en su integridad.

Antes del encuentro de los dos presidentes, dos destacados ejecutivos de ambas cajas se vieron en Antequera para ir preparando el terreno. Tal y como adelantó este periódico en su edición del domingo, el director de la oficina de fusión de Cajasur, Santiago Cabezas, y el director de Planificación y Auditoría, Juan José Carrillo, se reunieron en la localidad malagueña situada a medio camino entre ambas capitales -todo un símbolo- para encauzar lo que el viernes parecía imposible. Las fuentes consultadas apuntaron que el acuerdo pudo llegar bastante trillado al encuentro de los presidentes, aunque el fin de semana ha sido decisivo por las intervenciones al más alto nivel que han existido.

Prueba evidente de que el camino se había allanado es que el encuentro entre los dos presidentes sólo duró dos horas y, según pudo saber ayer este diario, comenzó poco antes de las 20:00 y a las 21:15 ya había acuerdo. Otras fuentes señalaron ayer que la intervención del arzobispo de Sevilla y administrador apostólico de Córdoba, Juan José Asenjo, ha sido decisiva desde el punto de vista interno para replantear la postura de la entidad cordobesa ante la difícil tesitura en la que se encontraba. También, según pudo saber ayer este diario, han intervenido destacados cargos de la Conferencia Episcopal en el desbloqueo de la situación.

Y es que la negativa de Cajasur de hace seis días determinó un punto de inflexión crucial en las negociaciones de la fusión, que han alcanzado su mayor grado de intensidad durante el fin de semana, que "ha sido de muchísimo teléfono", según las fuentes consultadas. El rechazo del consejo de administración provocó el ultimátum del Banco de España del jueves y con éste se ponía fecha a la intervención de la caja cordobesa. El proceso tomaba tintes dramáticos para la entidad cordobesa, ya que la intervención del órgano regulador supone la subasta y liquidación de la caja en un proceso similar al que se ha tenido lugar en Caja Castilla-La Mancha.

Unicaja sostenía con firmeza que la única forma de llegar a un acuerdo era mediante la aceptación del plan de negocio propuesto por The Boston Consulting Group. Incluso, Braulio Medel dijo ayer en Córdoba antes de un acto de la caja malagueña que "si se quiere ir a un determinado lugar, lo primero es definir el objetivo adonde llegar y luego vendrá la pregunta de cómo se llega". Con estas declaraciones, el presidente de la entidad malagueña dejaba claro que el plan de negocio de Boston Group es la hoja de ruta en la que se plasman unos planteamientos. Insistía en que "no se inicia un camino sin tener una hoja de ruta, que es la que hay que trazar, para que después venga todo lo demás". Medel se mostraba firme y defendía de nuevo la base del plan de negocio integrado, que reside en que este documento "en ningún momento entra en las medidas a adoptar de aquí en adelante", recalcó Medel, quien además hizo hincapié en que "quien haga afirmaciones acerca de que el estudio dice que se tienen que ejecutar unas u otras medidas no está reflejando la realidad".

Y es que el plan de la consultora, que habla de un excedente de casi 1.000 empleados en Cajasur y que presenta una realidad muy cruda para la caja cordobesa, en ningún momento habla de despidos, según recalcan desde Unicaja y desde el PSOE, fundamentalmente, sino que con éste se abre una puerta base para la negociación. Así, Medel señaló ayer también que "es necesario ver las cosas con objetividad y sin urgencias porque el estudio hace una foto de situaciones nada más, no habla de medidas. Primero hay que ver el objetivo, que es en lo que estamos ahora, y luego ver cómo llegamos", insistió el malagueño, quien añadió que no tiene sentido "correr aventuras sin fundamento".

Precisamente, la semana pasada el sector de Cajasur contrario a las tesis del Cabildo y fuentes de Unicaja destacaban que era ilógico que el presidente sometiera -como de hecho sometió- a votación los postulados del plan de la consultora Boston Group, ya que este documento era simplemente un punto de partida sin injerencias en lo que posteriormente se pudiera negociar, sobre todo en materia empleo, que ha sido el principal escollo que se ha presentado en este complicado camino. El escandaloso dato de los casi 1.000 empleados de excedente del que habla el informe de la citada consultora fue el que dio pie la semana pasada a que Cajasur rechazara el plan. El viernes Cajasur veía cómo se le cerraba el círculo cuando la consejera de Economía y Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, le dijo al presidente de la caja cordobesa que la única manera de seguir adelante era mediante la adopción del plan de Boston Group. Entonces el presidente de Cajasur se mostró pesimista sobre el final del proceso. Pero ayer lunes, a unas horas del plazo dado por el banco de España, y tras un fin de semana de constante tensión negociadora, se ha llegado a un acuerdo que permitirá la fusión que dará como resultado Unicajasur, la quinta caja de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios