Bloques de hormigón y guardarraíles aíslan Tartessos del Parque Huelva Empresarial

  • Empresarios del polígono piden al Ayuntamiento que elimine las barreras

  • Denuncian el "abandono" de este espacio, "cortes de luz" y "problemas de seguridad"

Los orígenes del enclave se remontan a la década de los años 60, coincidiendo con la expansión del Polo Químico e Industrial de Huelva. En este contexto, la creación del Polígono Tartessos unos años más tarde, allá por el 74, fue el fiel reflejo del crecimiento de la ciudad. Durante la época de bonanza, cuando la única vía de comunicación de Huelva con Sevilla era la carretera de San Juan del Puerto, muchos empresarios de la capital optaron por trasladar sus negocios a esta superficie.

Ya en el año 2002, muchos empresarios pensaban que esta zona comercial se vería favorecida por la futura construcción del polígono agroalimentario (el Parque Huelva Empresarial), al ir éste ubicado en la zona conocida como La Alquería, al final del término municipal de Huelva. Así, limita al norte con la A-49, al sur con la N-431 y Tartessos, al este con San Juan del Puerto y al oeste con la vía de enlace que comunica las dos carreteras anteriores.

Pero lo que iba a suponer un nuevo impulso a esta zona industrial se ha convertido en una serie de problemas para empresarios de Tartessos, que entienden que el efecto no ha sido tal. Así, critican que cuando se construyó el agroalimentario, la obra y todo el tránsito para aquellas actuaciones se hizo a través de Tartessos, por ejemplo para la instalación de los saneamientos generales. Y sin embargo, una vez que acabaron aquellos trabajos, se encontraron con que los viales de acceso al agroalimentario estaban cerrados.

Fue el 5 de abril de 2015 cuando el Ayuntamiento, aún gobernado por el anterior equipo de gobierno popular, procedió a la recepción de la urbanización de la UE número 1 de Tartessos y, según sostienen afectados de esta parte del polígono (situada a la izquierda según se entra por la calle principal), "deberían encontrarse abiertas al tráfico rodado las calles incluidas en la urbanización recepcionada". Pero, tal y como se observa a simple vista, los viarios están cortados por bloques de hormigón y por guardarraíles o quitamiedos, lo que imposibilita la comunicación con otros viarios, calles, carreteras y en particular con el colindante parque de titularidad municipal -Huelva Empresarial-, que está "recepcionado igualmente en su urbanización desde hace tiempo".

El cierre de estos "viales públicos" en urbanizaciones recepcionadas ha sido objeto de escritos presentados en el Ayuntamiento, en los que se explica que este hecho está "en clara contradicción con la legalidad vigente y sin justificación ninguna". Así, para los afectados, todos los viarios que se encuentran recepcionados por el Ayuntamiento y que "han pasado a formar parte de su Dominio Público Municipal deberían estar abiertos al público y al tráfico rodado".

Otros escritos, además, advierten de que tanto el tráfico como la seguridad se encuentran "menoscabadas" debido a las "deficiencias" del alumbrado público del polígono y que "contribuyen a la imagen de abandono" que éste presenta. En virtud de la recepción que en su día se llevó a cabo, los afectados creen que el Ayuntamiento "tiene la obligación de atender este problema".

Durante una visita al polígono, Ángel López, gerente de la empresa Julián López Domínguez -ubicada en la parte izquierda y dedicada al alquiler, reparación y venta de maquinaria para la construcción e industria- comenta que la conexión entre ambos polígonos sería "lo más beneficioso" para ambos espacios, toda vez que "cantidad de gente nos llega preguntando cómo acudir a la otra parte del polígono". "Quienes vienen de Sevilla, se meten por San Juan y llegan aquí. Se pierden y hay bastantes problemas con el acceso", señala.

También habla el gerente de problemas de seguridad debido a los cortes de luz del alumbrado público que "ocurren "en cuanto caen dos gotas" y recuerda que estuvieron "cuatro años sin iluminación, siempre a oscuras y con el corazón encogido por la noche". Es más, dice que en una ocasión les robaron baterías de los camiones.

En otra nave, la de Trujillo y Salas, dedicada a la limpieza de camiones, coches y pintura industrial, Miguel Rodríguez explica que cuando los usuarios ponen en el GPS la ubicación de la empresa, llegan a la misma pero no pueden acceder al estar el vial de acceso cortado, con lo que tienen que dar una vuelta y se pierden. Además, asegura que algunos vehículos se cuelan por un hueco de la acera.

Por su parte, José Carlos, trabajador de la gasolinera de la franquicia Avia, indica que muchas personas llegan a la estación de servicio perdidos porque no saben cómo acceder a la Mercedes, de modo que tienen que dar una vuelta. También comenta que hay cortes de luz "en cuanto hay algo de viento", así como que "se arría todo cuando llueve" y hay quejas por los "agujeros" del firme.

"Ni se ha revitalizado el Parque Huelva Empresarial, porque está medio abandonado, ni tampoco Tartessos", relata Javier Martínez, uno de los promotores de este último espacio en su día. Según explica, administrativamente el polígono Tartessos está dividido en dos partes. Si se entra por la calle principal hacia la derecha está Tartessos II, gestionado por una comunidad de propietarios. Y a la izquierda se ubica Tartessos I, gestionado por una Entidad Urbanística de Conservación del Ayuntamiento de Huelva del que Martínez es el presidente. En cada área hay "unas 70 naves" y Martínez cuenta con cuatro en Tartessos II, de cuya comunidad de propietarios forma parte, y es dueño de la mayor parte de naves de la parte izquierda.

Según explica, Tartessos I, "depende del Ayuntamiento, toda vez que se firmó un convenio en enero de 2016 "por el que el Consistorio se hacía cargo de las calles y de las necesidades de conservación del polígono. "Nosotros tuvimos que hacer una serie de reformas y el Ayuntamiento se hacía cargo del mantenimiento de las calles y del gasto de consumo de electricidad pero en la práctica, nada. Ni aparece, ni asfalta, ni hace nada. Tampoco ha colocado contenedores de reciclaje y vidrio. Un desastre total", asegura. Y eso que el pago de los IBI "es monstruoso", pero el Ayuntamiento "no revierte nada en el polígono". Según sostiene, las calles "deberían estar empalmadas porque así consta en el proyecto urbanístico" pero "como la Entidad Urbanística del Agroalimentario se opone, y el Ayuntamiento no quiere entrar en conflicto, no quitan las barreras". El argumento para que la inconexión persista, según explica, es que se ensuciarían las calles del Parque Huelva Empresarial, lo que considera "una barbaridad". "Para eso está el Ayuntamiento y para eso cobra. Para limpiarlas", señala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios