Blindan el santuario de La Cinta por los actos de vandalismo

  • La Hermandad de la Patrona instala en todo el perímetro una reja artística de doble altura y quiere que por la noche se cierre el acceso a la explana del mirador para evitar así el acceso de vehículos

Los reiterados actos de vandalismo que ha venido sufriendo el santuario de Nuestra Señora de la Cinta en los últimos años, sin que hayan encontrado una respuesta por parte de las autoridades para la protección de este inmueble que está declarado Bien de Interés Cultural, en lo patrimonial, sin olvidar que se trata de uno de los edificios religiosos de mayor visita y reconocimiento de los onubenses por estar dedicado desde tiempo inmemorial a la Patrona de Huelva.

Esta inseguridad ha llevado a la junta de gobierno que preside el actual hermano mayor, Manuel Roméu, a tomar esta medida de protección en la que se dobla la altura en todo el perímetro del santuario, rodeando de esta forma los jardines. Manuel Roméu afirma que además de protegerlo "se ha eliminado toda la maleza de rosales que se había colocado a su alrededor para evitar el que la gente se saltara, ahora lo que nos encontramos es que hay una mejor visión de los jardines". De esta forma se rodea a todo el santuario una reja de dos metros.

Esta actuación de protección del santuario viene a completar la que ya en su día realizó la hermandad en la que se cerraron todos los huecos de entrada al patio del santuario y se colocaron rejas en las ventanas de la sala capitular. Con ello lo que pretendía la hermandad era evitar el acceso al interior del templo ante los reiterados robos que se venían realizando en su interior, que además provocaron destrozos cuantiosos. Esta fue una etapa casi continua de asaltos y robos en el santuario y sus alrededores de lo que hasta ahora parece que se ha podido contener gracias a estas medidas tomadas en su día por la Hermandad de Nuestra Señora de la Cinta.

No ha ocurrido así con los jardines, donde continuamente se han visto sometidos a actos vandálicos. En un primer momento la fijación estaba en la zona del merendero, lo primero que fue enrejado. Pero como los actos de vandalismo han ido continuando en los jardines, la hermandad se ha visto ahora en la necesidad de aumentar la altura de la reja.

Una actuación de protección que se complementará con cinco cámaras de videovigilancia continuada que se instalará en distintos puntos de los jardines y del propio santuario.

Manuel Roméu cree que de esta forma se habrá garantizado más la seguridad en el santuario, pero cree necesario que hacen falta nuevas actuaciones. La que considera como fundamental no es otra que cerrar el acceso a la zona del mirador. De esta forma lo que pretende la hermandad es plantear al Ayuntamiento de Huelva la colocación de una puerta de acceso en la cuesta de la Cinta, que se cerraría por la noche. "De esta forma -dice- se mantendría la servidumbre de paso, pero a determinada hora se hace necesario proteger este entorno del que disfrutan todos los onubenses y que debido a actos vandálicos padecemos su deterioro". Manuel Roméu argumenta que esta puerta, junto con las que hay de acceso desde la avenida de Manuel Siurot, o sea la entrada principal, evitaría así el acceso a determinada hora, cuando hay muchos jóvenes que acceden con sus motos e incluso rompiendo los candados de la gran puerta de entrada para poder introducir sus vehículos a esta explanada. Desde la hermandad se entiende que ahora sí es posible cerrar en un horario concreto el acceso a la explanada y con ello el paso que se realiza desde la cuesta del humilladero hasta la avenida Manuel Siurot y la barriada de la Orden. "Ahora no es como antes, contamos con una amplia acera, con una zona iluminada en toda la cuesta de la Cinta que garantiza a todos el poder trasladarse hasta la barriada de la Orden con comodidad y hay que tener en cuenta que cerrando estos acceso a la explanada evitaremos el deterioro continuado de esta zona tan emblemática y querida por los onubenses", dice el hermano mayor. Así, reforzando la puerta de acceso a la explanada lo que se pretende es evitar el acceso de vehículos, quedará sólo para servicios de emergencias y los coches de los novios en las bodas que se celebran en el santuario. Desde la Hermandad de la Cinta se indica que todas estas medidas seguirán siendo infructuosas si no se cuenta con una mayor vigilancia de esta zona por parte de las fuerzas de seguridad, tanto del Estado como del Ayuntamiento. Eso es lo que Manuel Roméu va a hacer llegar en un próximo encuentro que tiene previsto mantener con el subdelegado del Gobierno, Manuel Bago. "No vemos coches de policía, aquí llegan camino de la Orden, giran en la rotonda y continúan; un día vimos cómo pasaba de largo la Policía Nacional y al momento, hacía lo mismo en dirección contraria lo hacia la Policía Local; nos gustaría que pararan, que entraran a la explanada, que se dieran una vuelta, que los vea la gente y que todos nos podamos sentir más seguros en un lugar tan de Huelva, tan emblemático para los onubenses como es el santuario de Nuestra Señora de la Cinta".

Junto a estas actuaciones la hermandad continúa con las mejoras del santuario, tras las nuevas pinturas de la bóveda, se estudia la restauración de la pintura concha del coro y se continúa con el empedrado de los jardines, a la vez que se mejora todo el sistema del surtidor de agua para las fuentes artísticas.

Unas obras que sufraga la propia hermandad, lo mismo que los trabajos del doble enrejado de todo el perímetro del santuario y que para ello han contado con la ayuda desinteresada del pintor José María Franco, quien donó la mayor parte de los emolumentos de los trabajos de la pintura de la bóveda para que destinaran a la colocación de la nueva reja.

Manuel Roméu, hace una llamada de atención para destacar que lo que se está protegiendo son unos jardines que están abierto al disfrute de todos los onubenses, para mantener un Bien de Interés Cultural y un espacio de culto dedicado a la Patrona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios