Atlantic Copper invertirá 102 millones en Huelva en el próximo quinquenio

  • La mitad de esa cantidad se destinará a reposición y mejoras operativas · La compañía continuará con su Plan de Mejoras Medioambientales · Sigue a la espera de la decisión sobre una posible ampliación

Comentarios 2

Atlantic Copper prosigue en la senda inversora de los últimos años. La empresa prevé ejecutar 102,3 millones de euros en el próximo quinquenio, cifra en la que aglutina tanto las inversiones operativas como las ambientales o los proyectos especiales. Una cantidad que podría verse multiplicada si la factoría onubense logra hacerse con el proyecto de ampliación de la capacidad de fundición de su matriz, Freeport McMoran, que podría reportar varios cientos de millones de euros de inversión en una nueva línea de refino.

Por ahora la fundición onubense prevé invertir una importante cantidad en reposición y mejoras operativas. Hasta 54,4 millones de euros se destinarán en los próximos cinco años a este capítulo, a los que se suma otra partida inversora de 9,9 millones de euros en el área de seguridad y medio ambiente. La mayor parte de esa cantidad estará destinada al Plan de Mejoras Medioambientales que la metalúrgica inició a finales de los 90 y al que se suman cada año nuevas actuaciones. Gracias a este plan, la compañía ha ejecutado 178 millones de inversión verde en la última década.

La fundición onubense también reserva una importante partida de casi 25 millones de euros para las reparaciones extraordinarias; en la última parada, desarrollada durante mayo del pasado año, la empresa ya empleó 25 millones de euros en mejoras técnicas y medioambientales. Restaría aún un cuarto capítulo inversor para otros proyectos de eficiencia energética o logística, por ejemplo, que suman 13,1 millones de euros hasta ese total de 102,3 millones.

La cifra es paralela a la ejecutada durante los últimos cinco años en la fábrica de Huelva. Desde 2006 a 2011 la factoría contabilizó 101 millones de euros en el capítulo de inversiones, casi la mitad de ellos en el proceso de fabricación y logística del ácido sulfúrico como preparación para el momento en que Fertiberia finalizase su actividad de producción de ácido fosfórico (en la que empleaba el sulfúrico que compraba a Atlantic Copper). La fundición realizó trabajos de ampliación y modernización de las infraestructuras para el transporte marítimo del ácido, con un mayor volumen de almacenamiento, nuevas líneas de conexión entre los tanques y la terminal portuaria y mejoras en el muelle de carga y descarga para acoger buques de gran tamaño. Así, cuando Fertiberia dejó su producción de fosfórico por el cese del depósito de fosfoyeso, la metalúrgica estaba en condiciones de vender el 100% del sulfúrico que fabricaba, incrementando sus ingresos por esta parte de su producción.

Mientras se desarrolla este nuevo paquete inversor, Freeport McMoran tendrá que deshojar la margarita de la posible ampliación de su capacidad de fundición. La demanda mundial de cobre (y su precio) no deja de subir, en consonancia con el crecimiento fundamentalmente de los países asiáticos; la matriz de Atlantic Copper, un gigante minero estadounidense, espera aumentar proporcionalmente la extracción. En paralelo subirán también los precios del refino y Freeport está analizando cuál es la mejor solución para la ampliación de su capacidad de fundición: Huelva, Estados Unidos o Indonesia, incluso con una nueva instalación.

En el caso de que la elegida fuese Huelva, se podría optar por ampliar la línea existente para aumentar un 15% la capacidad de producción y la construcción de la nueva línea, para pasar de un refino de millón de toneladas de concentrado de cobre al año al entorno 1,5 millones. En este segundo caso, la inversión supondrá varios cientos de millones de euros; Atlantic Copper hace valer para ello frente a otras instalaciones la eficiencia de su operación, con unos bajos costes de producción, y su productividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios