Atlantic Copper prevé facturar en 2007 unos 1.780 millones de euros

  • Esta cifra es similar a la del año anterior, aunque el pasado la inversión fue de 30 millones, el doble que en 2006, en su mayoría destinado a aspectos ambientales

La factoría Atlantic Copper prevé cerrar el año 2007 con una facturación de 1.780 millones de euros, una cifra similar a la que obtuvo la fábrica en 2006, en que destinó 13 millones a inversiones, por los 30 que se invirtieron en 2007, sobre todo, a aspectos medioambientales, según informaron a Europa Press fuentes de la empresa.

La empresa, que cuenta con 530 empleos directos y 400 indirectos, se dedica a la fabricación de ánodos de cobre mediante fundición; a la fabricación de cátodos de cobre mediante refino electrolítico; y a la fabricación de ácido sulfúrico y lodos electrolíticos con alto contenido en metales preciosos.

En este sentido, la producción de Atlantic Copper se basa en 300.000 toneladas al año de ánodos de cobre, de las que se transforman 250.000 toneladas en cátodos de cobre. Además, produce 1.000.000 toneladas al año de ácido sulfúrico, 20 toneladas de oro y 70 de plata contenidas en lodos electrolíticos.

Sus principales clientes son Cunext Copper para los cátodos de cobre; varias empresas locales y nacionales para el ácido sulfúrico; y Sumitomo para los metales preciosos.

Atlantic Copper obtuvo hace unos meses la Autorización Ambiental Integrada por parte de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que tiene un plazo de concesión de ocho años, merced a la cual prevé una inversión de 71 millones de euros -26, ya ejecutados- en mejoras ambientales y de proceso hasta el año 2010

Las inversiones previstas, acumuladas a las realizadas desde 1994 suman más de 175 millones de euros en mejoras permanentes de carácter ambiental o bien de mejora de los procesos, de las que más de 35 millones se han materializado en los últimos seis años.

Para Atlantic Copper, este esfuerzo "refleja el compromiso de la compañía con el desarrollo sostenible, que ha aportado resultados muy positivos en todos los parámetros que inciden en el impacto en el entorno, tanto en lo relativo a emisiones, como al control y calidad de los vertidos, gestión de los residuos, ruidos, etc., cuyos valores medidos registran niveles muy por debajo de los límites máximos permitidos".

La gestión medioambiental de la planta de Atlantic Copper contempla proyectos, muchos de ellos ya concluidos, como las mejoras en la recirculación de gases, la purificación del electrolito o los cargadores de chatarra; y otros en curso, entre los que destacan la disminución de consumo de agua industrial, nuevos analizadores en las plantas de fabricación de ácido o tratamiento de emisiones secundarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios