Árboles para el entorno de Doñana

  • Ecologistas en acción ha iniciado una nueva campaña de reforestación de especies autóctonasl 'Un andaluz un arbol' Ecologistas en acción de Huelva ha iniciado una campaña de reforestación en el entorno de Doñana

Ecologistas en acción de Huelva entra en acción, como su propio nombre indica, y en este año se han propuesto reforestar todo el entorno de Doñana. Para conseguir tal fin han puesta en marcha la campaña 'Un Andaluz un árbol', con la que pretenden realizar siembras o plantaciones de especies autóctonas, eligiendo, según las circunstancias, diferentes comarcas en la provincia de Huelva, siempre en lugares donde la mano del hombre o el paso de algún incendio han destruido la vegetación autóctona de la zona objeto de nuestra actuación.

Este año han elegido la finca pública El Fraile, ubicada en el suroeste del término municipal de Bonares, con una extensión aproximada de 200 hectáreas e integrada en la Red Natura 2000 de la Unión Europea. Para la recuperación forestal de este espacio, y dada la importancia de este enclave, para la dispersión y asentamiento de la fauna de Doñana, Ecologistas en acción de Bonares viene manteniendo conversaciones con las Administraciones competentes (Consejerías de Agricultura, Medio Ambiente y Ayuntamiento de Bonares), habiendo logrado que en esta ocasión, un respaldado esta actividad cara a la recuperación de la mencionada finca, "la cual nunca debió dejar de ser un espacio natural para el ocio y disfrute de las personas en íntima integración con los ecosistemas de la Comarca de Doñana", argumentan.

Este acto de recuperación del bosque autóctono, "no puede quedar sólo como un hecho social simbólico. Ecologistas en acción, reivindica ante la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y ayuntamientos, un mayor compromiso en la defensa de los Espacios Forestales, ya sean públicos o privados".

Explican que son muchos años de trabajo y entrega desde el movimiento ecologista en el ámbito provincial, intentando frenar la deforestación paulatina de los bosques. "Somos conscientes de que nuestra lucha navega contra corriente, los intereses económicos y lucrativos priman ante la calidad ambiental para las personas y la fauna, dando lugar a que especuladores y mafiosos cabalguen a sus anchas destruyendo nuestros espacios forestales desde la Sierra de Huelva hasta la Costa".

Pero Bonares no es el único término municipal en el que se aplica esta filosofía medioambiental, también el municipio de Berrocal es objetivo cada año de siembras invernales de especies autóctonas. La plantación en Berrocal tuvo lugar ayer en la ribera del río Gallego, precisamente una de las zonas que resultó devastada por las llamas en el incendio de 2004 que comenzó en el municipio de Minas de Riotinto y que se extendió por más de una docena de municipios de las provincias de Huelva y Sevilla.

Berrocal fue uno de los pueblos onubenses que más perdió con este fuego, que quemó alrededor de 30.000 hectáreas de terreno.

Así que la siembra de especies autóctonas cobra mayor interés en cuanto que se trata de reforestar un municipio que contaba, antes del incendio, con una importante producción de corcho, que se quedó mermada tras la tragedia.

La jornada, organizada también por Ecologistas en acción, concluyó con una ruta por el paisaje protegido del río Tinto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios