Aprobada una segunda adjudicación para la limpieza de los hospitales

  • El primer concurso quedó desierto aunque en esta ocasión la asignación aumenta en cerca de 3 millones de euros

Una de las situaciones vividas en el Juan Ramón. Una de las situaciones vividas en el Juan Ramón.

Una de las situaciones vividas en el Juan Ramón. / h. información

La Junta de Andalucía confía en cerrar el capítulo de la limpieza en los centros sanitarios onubenses que tantos quebraderos de cabeza ha provocado en los últimos años. La contratación de este servicio se publicará en breve y con él se sustituye a uno anterior que quedó desierto, ya que ninguna empresa presentó ofertas después de que el que se suscribió en 2015 concluyera en junio de 2017. Hasta que se cuente con una nueva empresa, la actual mantendrá la prestación. Esta manifestó en junio de 2017 su intención de no seguir con la concesión a la que tenía opción por dos años prorrogables.

Según señaló la propia Junta de Andalucía, se ha autorizado la contratación unificada de los servicios de limpieza en los centros del SAS integrados en la Plataforma Logística Sanitaria de la provincia por un importe de 23,97 millones de euros para un periodo de dos años prorrogable por otros dos.

La empresa adjudicataria se negó a aceptar los dos años de prórroga

El contrato, que sustituirá al suscrito en 2015 y que se publicará en unos días, "garantiza tanto los requisitos de calidad como las adecuadas condiciones sociales de los trabajadores de la empresa adjudicataria". Afecta a los 70 centros del SAS en la provincia, repartidos entre el Área Hospitalaria Juan Ramón Jiménez, Hospital Infanta Elena, Área de Gestión Sanitaria Norte de Huelva y los distritos sanitarios de Atención Primaria de Huelva-Costa y Condado-Campiña. Sus instalaciones y edificios suman una superficie de más de 186.000 metros cuadrados. Para todo ello se cuenta con una plantilla de más de 550 trabajadores, según indicó Fernando Parrillo, de UGT.

Además de la gestión de la limpieza interior y exterior, la adjudicación incluye otras actividades como la recogida de residuos especiales, el suministro del material de higiene consumible en aseos y cuartos de baño o la recogida de ropa sucia.

Como ya se ha comentado, este nuevo concurso para adjudicar el servicio representa un segundo intento de la Junta por cubrir esta prestación. Ese primer intento no fue lo suficientemente atractivo como para que alguna empresa diera el paso de presentar una oferta. De lo que ha adelantado el Gobierno andaluz, la cuantía en esta ocasión ha aumentado en cerca de 3 millones de euros en relación al que se convocó el año pasado. Sobre este aspecto, Parrillo indicó que aún "es temprano para pronunciarse sobre este concurso ya que no se conoce el contenido" y aunque "parece que resulta un avance esa mayor asignación económica, habrá que ver si esa adjudicación conlleva nuevas prestaciones que pueda exigir el Servicio Andaluz de Salud o cuál es el presupuesto, por ejemplo, para la compra de material".

Parrillo recordó además, que tras la publicación y la presentación de ofertas por parte de las empresas interesadas puede haber presentación de impugnaciones. De este modo, el representante de UGT estima que "nos vamos a abril o mayo y eso si no se presentan impugnaciones".

A final de septiembre del año pasado fue cuando acabó el proceso para la adjudicación el servicio. Salió con una oferta de 21,24 millones de euros, lo que suponía una mejora de 2 millones respecto al de 2015, pero no acabó por ser lo suficientemente atractivo.

El período que comenzó en 2015 ha sido de todo menos tranquilo. De hecho, Salud decidió penalizar a la empresa por incumplimiento de contrato. Tras la sanción, "se ha producido una mejora considerable de limpieza. Se ha alcanzado un mayor cumplimiento del contrato por parte de la empresa, alcanzando los niveles de calidad deseados así como una mayor y mejor cobertura de personal", informaba la dirección del Juan Ramón en ese mes de septiembre.

Pese a ello, las quejas sobre una deficiente limpieza se han prodigado durante este tiempo. A todo ello hay que añadir un enrarecido ambiente sindical que ha provocado una constante confrontación entre los dos sindicatos presentes en el colectivo de trabajadores: UGT y Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT). En algo sí coincidieron: que buena parte de las deficiencias en el servicio tenían como origen la baja asignación presupuestaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios