La Ampa del Doce de Octubre denuncia el cese de las obras

  • Los trabajos del nuevo edificio acumulan cinco meses de retraso y están paralizados desde hace una semana porque el Ayuntamiento no paga a la empresa

Las obras en los colegios de Huelva siguen provocando las protestas de los padres. En esta ocasión, fue la Ampa del centro escolar Doce de Octubre la que se concentró ayer en torno a las nueve de la mañana a las puertas de este colegio durante algo más de quince minutos. El problema es la paralización de las obras del nuevo edificio que están construyendo en el mismo terreno del colegio que utilizan en la actualidad. Y es que los padres denuncian "sobre todo que nuestros hijos no pueden seguir mojándose cuando llueve, con desniveles en el suelo o sin recreo a consecuencia de las obras". Éstos fueron algunos de los comentarios que se escucharon en la mañana de ayer fuera de este centro del Polígono San Sebastián, e incluso algunos de los adultos allí congregados aseguraron que "el edificio está declarado en ruinas". Según la representante de la Ampa, Manoli Romero, "la empresa ha dejado de trabajar porque no cobra debido a que el Ayuntamiento no le paga desde hace tiempo, por lo que la deuda es grande". Así, la portavoz reconoce que han esperado demasiado tiempo y que han reaccionado ahora "porque vemos que este curso los niños tampoco se trasladan al nuevo centro". Desde el colegio se asegura que el nuevo edificio debería de haber estado terminado en septiembre de 2007, por lo que las obras acumulan ya un retraso de cinco meses.

De otra parte, la asociación de padres del colegio afirma que la concejalía de Hacienda y Presupuesto ha reconocido la deuda con la empresa y ha informado a los padres de que han presentado a la empresa un plan de viabilidad para el pago de la deuda con la condición de que se reanuden las obras. En esta línea, el Consistorio onubense asegura que se va a trabajar para que el problema se solucione cuanto antes, por lo han solicitado a los representantes de la empresa una reunión para la semana que viene, aunque el día exacto aún no está confirmado.

Pero los padres afirman que "no estaremos tranquilos hasta que nuestro hijos estén dando sus clases en el nuevo edificio ya que tememos que las obras se paralicen de manera indefinida e incluso que tengamos que cambiar de empresa, lo que haría que tampoco pudieran empezar el curso que viene en el nuevo centro". De la misma forma, destacan que "las obras van bien" ya que sólo faltan algunos detalles: la carpintería de las puertas, la colocación de los radiadores, la instalación eléctrica, la limpieza del centro y el arreglo del patio, pero "queremos que terminen ya".

A expensas de la reunión pendiente entre el Ayuntamiento de Huelva y la empresa, "todo está estancado desde hace ya una semana", según denuncia Manoli Romero. Entre otras acciones de protesta, la Ampa también pretende comunicar la situación a la delegación de Educación "y al grupo de la oposición en el Ayuntamiento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios