Adiós al blanco reluciente de Santa Lucía

La iglesia de Santa Lucía de Aracena ha sido víctima de unos desaprensivos, que han escogido su amplia fachada trasera para plasmar en ella unos garabatos negros. De esta manera, rompen el blanco reluciente y el esplendor de este bonito templo aracenense por lo que bien merece ser pintada de nuevo y evitar así dar esa mala imagen. Este lugar está sufriendo últimamente más de una acción denunciable por parte de unos irrespetuosos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios