Abandono y negligencias, las formas de maltrato que más sufren los mayores

  • Las denuncias por agresiones físicas suben del 7,7% en 2007 al 30,7% en lo que va de año, mientras que los expolios financieros continúan siendo los menos frecuentes en la provincia

En Huelva y su provincia se han registrado un total de 30 casos de maltrato a los mayores en el primer semestre del año, de los cuales la mayoría han sido denunciados a través del teléfono gratuito de la Junta de Andalucía a la personas mayores, el 900 858 381, un servicio que facilita la intervención de la Administración Autonómica en casos de riesgo. Así lo explicó ayer la delegada de Igualdad y Bienestar Social en Huelva, Carmen Lloret, quien se congratuló del aumento de la utilización de este teléfono por parte de los mayores ya que, en lo que va de año se han registrado un total de 114 llamadas frente a las 136 que se contabilizaron durante el año pasado.

No obstante, tanto en 2007 como en 2008, la mayoría de los mayores utilizan este teléfono para demandar información, mientras que las denuncias de situaciones de riesgo han supuesto este año un 23% del total de las llamadas, es decir, 27 llamadas de las 114, una cifra similar a la del año pasado.

Las formas de maltrato más frecuentes que los mayores de 65 años de Huelva han sufrido durante los seis primeros meses de 2008 son el abandono y las negligencias que suponen más del 60% del total de las situaciones investigadas. Desgraciadamente, el maltrato físico ocupa el segundo lugar ya que ha afectado a más del 30% de los mayores que han sufrido alguna forma de maltrato este año. Por último, tan sólo el 7% se corresponde con daños que tienen que ver con el expolio financiero. En comparación con el año pasado, las denuncias por maltrato han subido de forma considerable (del 5% en 2007 al 30% del total de las denuncias en 2008) pero esto no quiere decir necesariamente que las agresiones hayan aumentado en tan preocupante proporción, sino más bien que los mayores maltratados son cada vez más conscientes de la utilidad del servicio telefónico de la Junta de Andalucía y se atreven en mayor medida a utilizarlo. "Lo perfecto sería que no hubiera ninguna denuncia de este tipo, pero si existen agresiones lo esencial es que se denuncie y eso lo estamos consiguiendo poco a poco", comentó Lloret.

Pero los datos también reflejan el miedo que a la mayoría de los mayores aún les provoca denunciar ya que más del 46% de las llamadas por maltrato son anónimas aunque es cierto que, por lo general, siguen atreviéndose a dar sus datos aunque lejos queda ya el 5% de llamadas anónimas registradas en 2007 frente al 95% de denuncias en las que se identificaron.

Si se analizan los datos referentes a las denuncias por maltrato, sale a la luz que en la mayoría de los casos denunciados se han abierto expedientes particulares por haberse constatado la veracidad de las denuncias. De las 27 alertas, 17 han sido los casos comprobados como maltrato por la Delegación en torno a los cuales se han abierto investigaciones para conocer los hechos denunciados bien a través de los Servicios Comunitarios o a de la jefatura de inspección.

El perfil de los mayores que sufren maltrato es claro. Son mujeres mayores de 80 años que se encuentran en una situación de dependencia, cuentan con escasos recursos económicos y, por lo general, sufren el abandono de sus familiares.

Una vez más, se repite la máxima de la mujer como la más vulnerable en lo que al maltrato se refiere, una tendencia cuyas proporciones se han mantenido en los dos últimos años en torno al 60%.

Los más maduros entre los mayores de 65 años son los que salen peor parados en el último informe publicado por la Delegación Provincial ya que más del 61% de los casos que se han corroborado como situaciones de maltrato afectan a personas con más de 80 años, y aquellos que cuentan con una edad comprendida entre los 70 y los 80 años suponen el 38,4% de los casos comprobados.

La delegada de Igualdad y Bienestar Social en Huelva quiso animar una vez más a la ciudadanía a poner en conocimiento de la Delegación las situaciones de riesgo para evitar curar y conseguir prevenir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios