AIQB califica de ilegítima la actitud de Nilefos, que recibió 2,4 millones de la Junta

  • Los trabajadores solicitan la mediación de la patronal para solucionar el conflico · Reprochan al principal accionista incumplir los compromisos alcanzados con la Administración

Comentarios 2

Las industrias del Polo Químico de Huelva no están afrontando la crisis de la misma forma. Algunas de ellas, como es el caso de Tioxide, han tomado la iniciativa y comienzan a vislumbrar el final del túnel. Otras, véase Nilefos, apuntan a un futuro más que incierto y las más pesimistas, a la desaparición. Las dos compañías han empleado fórmulas que están dando resultados distintos como reconoce el presidente de la Asociación de Industrias Químicas y Básicas de Huelva (AIQB) y vicepresidente de la Federación Onubense de Empresarios (FOE), Gerardo Rojas. Miembros del comité de empresa de Nilefos mantuvieron ayer un encuentro con Rojas tras la concentración y marcha que realizaron los trabajadores de la factoría desde el Nuevo Estadio Colombino hasta la sede de la patronal para mostrar su rechazado al Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que la dirección empresarial ha anunciado.

Tras la entrevista, en la que los representantes de los trabajadores le entregaron un escrito, Rojas calificó la situación de Nilefos de "muy singular" y de "totalmente ilegítima" la actitud del principal accionista hacia la empresa y los trabajadores, una actitud que lo único que está consiguiendo, en su opinión, es "colapsar cualquier proceso que se quiera llevar a cabo".

El presidente de la asociación manifestó que hay un "claro incumplimiento" de los compromisos que el máximo responsable de la compañía adquirió en su día, por lo que reiteró la "ilegitimidad" de la política empresarial de Nilefos.

Rojas diferenció el comportamiento de esta empresa con la de Tioxide y dijo que en el Polo Químico existen varios procesos costosos pero "está demostrado que con acuerdos, diálogo y voluntad de todas las partes se puede salir adelante".

El vicepresidente de la FOE auguró que mientras no haya un cambio de actitud y la situación siga siendo la misma que la actual no habrá ningún futuro para Nilefos. "Hoy por hoy, la empresa aguantará el tiempo que quieran aguantar los trabajadores sin cobrar", sentenció.

De "falacia" también calificó la última reunión mantenida por los accionistas con la plantilla de operarios por entender que está fuera del ámbito de la legalidad. Y es que a estas altura, la idea generalizada, que los propios trabajadores difunden, es que el principal accionista tiene secuestrados los recursos que oficialmente tenían que estar en las arcas de la compañía.

Con todo, Gerardo Rojas sostiene que "no se puede perder la paciencia" por cuanto que hay un atisbo de recuperación económica y ejemplos de que las cosas también se hacen bien, aludiendo de nuevo al caso de Tioxide.

Los trabajadores le trasladaron al presidente de la AIQB su preocupación porque Nilefos no cumpla con los compromisos de inversión adquiridos y por la intención de la empresa de presentar el expediente de regulación que afectará a un total de 49 personas de las 58 que actualmente componen la plantilla y que tendrá una duración de nueve meses.

El presidente del comité de empresa, José Pérez, insistió en que los trabajadores temen que "la verdadera intención de la empresa sea la de mandar a todos los operarios al paro y eso no lo vamos a permitir".

El representante sindical expresó su satisfacción por la actitud receptiva a sus planteamientos que tuvo el presidente de la AIQB, a quien le solicitó que la patronal actúe como interlocutor entre trabajadores y empresario "siempre y cuando éste lo permita y quiera colaborar".

Pérez reiteró que los trabajadores no se van a sentar a negociar el expediente y que han pedido a la dirección un calendario de inversiones, ya que las opciones para que la fábrica continúe sin el principal accionista son mayores.

En este sentido, indicó que el comité le ha pedido al consejero delegado que la dirección "abandone la idea del ERTE, ya que los trabajadores afectados por el ERE que presentó ésta hace tres meses no han cobrado aún, así como que presente un plan serio de inversión que garantice los sueldos", y señaló además que, "si no puede cumplir esto, que se vaya".

Un total de 34 trabajadores de esta plantilla se acogieron el pasado mes de abril a un plan social, por lo que actualmente la empresa tiene una plantilla directa de casi 60 personas, mientras hace un año superaba el centenar.

La Junta de Andalucía aprobó a comienzos del mes de abril el adelanto 2,4 millones de euros, del 75% del incentivo que estaba previsto que recibiera por un valor de 3,1 millones que llegó a la empresa para aportar liquidez a un nuevo proceso productivo, después de que pasaran de fabricar tripolifosfatos a la producción de alimentación animal con la fabricación de fosfato bicálcico.

El proyecto de diversificación iba a suponer el mantenimiento de una parte de los puestos de trabajo y conllevaba una inversión total de 15 millones de euros, que la empresa no ha realizado. La Junta ya advirtió en su día que tendrían que devolver el dinero si no realizaba las inversiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios