París guiña al futuro

  • Firmas de la talla de Chanel, Dior, Yves Saint Laurent, Givenchy, Valentino y Paco Rabanne, entre otras, han presentado sus colecciones en la 'Fashion Week' parisina.

París es sinónimo de elegancia, estilo, glamour, sofisticación y moda, la que se ha podido ver durante la última semana en la celebración de su siempre esperada y aplaudida Fashion Week, la última parada de un periplo que antes pasó por Milán, Londres, Nueva York o Madrid. Jornadas en las que las firmas más importantes del sector han presentado sus propuestas para la próxima temporada otoño/invierno. Casi una centena de desfiles en los que la elegancia y el gusto de lo clásico se ha fusionado con elementos más vanguardistas para la moda Prêt-à-Porter haciendo un guiño a las tendencias más futuristas y demostrando que para la alta moda no hay crisis que valga.

Como viene siendo habitual, los diseñadores han echado toda la carne en el asador presentando sus colecciones con espectaculares puestas en escena. Montajes tan cuidados que hasta las propias piezas perdían significado. Éste es el caso de Chanel, una de las casas más esperadas en esta semana de la moda parisina. Karl Lagerfeld transportó a sus modelos a un mundo gélido y de ficción, en el que la mujer se convierte en heroína vestida elegantemente y fiel a la línea de la maison. Un estilo futurista al que también han sucumbido otras firmas como Mugler o Paco Rabanne, que se han decantado por diseños metálicos para sus prendas urbanas, muy dinámicas.

Yves Saint Laurent también ha mostrado una clara tendencia por esta línea, sobre todo en sus complementos, para este desfile, el último de la mano de Stefano Pilati para la firma. Pases en los que el cuero se convierte en el material revelación de la temporada. Los diseños más chic se rinden ante sus encantos. Givenchy es una de las muchas marcas que han apostado por él para hacer brillar sus desfiles.

Christian Dior, sin Galliano pero con Bill Gaytten, apostó por una suave modernidad con la que ganó muchos puntos.

Un aire sofisticado por el que también se decantaron firmas como Loewe, Stella McCartney, Amaya Arzuaga o Valentino, que aunque también usó el cuero, despuntó con diseños más románticos con un punto retro muy aplaudido.

Destacaron también las líneas de Kenzo o Lanvin, que apostaron por piezas geométricas que no renuncian a la feminidad.

Un esbozo de lo que se verá en la próxima temporada 2012/2013, en la que la moda más práctica y urbana se vuelve cosmopolita y en la queda patente que no hay límites a la hora de vestir en el día a día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios