Noche de moda en Sotogrande

El marco no podía ser más apetecible. Con vistas al campo de golf y en una inigualable estancia, la casa francesa Dior organizó un desfile con las últimas piezas diseñadas por Galliano.

El creador nos lleva de la mano a dar la vuelta al mundo con sus diseños. De Rusia rescata gruesos gorros y bufandas de piel para protegernos del frío, y abrigos de botonaduras laterales de tipo corsario. Rescata la suntuosidad y los brillos de los sharis indios en trajes de noche, con maxi collares de plata. Pero no sólo eso, sino que también vuelve al pasado, y evoca a las grandes divas de Hollywood, con vestidos de noche que se deslizan sobre la figura femenina con drapeados suaves y escotes en pico. Una estola de piel marrón completó un look que, con collares de grandes perlas blancas, fue uno de los más aplaudidos de la noche.

En cuanto a los colores, total ausencia del verde o el azul. La paleta de Dior comienza con gris combinado con rojo sangre, fucsia en trajes largos, morado y malva y el siempre presente negro.

Galliano no se olvida de los clásicos, pues presentó piezas llenas de referencias a las primeras colecciones de Mr. Dior. Lo más llamativo en este sentido, la omnipresencia de la conocida y mítica chaqueta Bar, de solapas y que ciñe la cintura marcando las curvas de la mujer. Para ello, no faltaron finos cinturones enlas chaquetas y vestidos de cocktail, vestidos de corte tubo y a la altura de la rodilla, en ocasiones por debajo.

Como complemento principal, altísimos zapatos de color negro, rojo y morado, con tacones dorados.

La escenografía no falló. Frente a la piscina iluminada con velas, las maniquís aparecían para ser acompañadas por modelos vestidos de negro que portaban paraguas con focos que las iluminaba individualmente, aportando un aura de misticismo y exclusividad.

Tal y como se aprecia en la imagen, los asistentes se divirtieron en un particular concurso, en el que los ganadores se llevarían exclusivos obsequios de la maison francesa. El requisito: conseguir un hole in one usando el putt con destreza. De entre las seis personas que lo consiguieron, tres fueron las afortunadas después de que una mano inocente sacara sus nombres de entre las demás papeletas. El premio más deseado, un emblema de la casa: el bolso Lady Dior, visto durante el desfile en distintos tamaños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios