"Doña Paca ya es un clásico del humor español"

A punto de cumplir los 60 años -con más de cuatro décadas en la profesión-, el sevillano Miguel Caiceo regresa a los escenarios con un espectáculo producido por Marujas Entertainment y titulado Si hay que morir, que sea de risa. Un estreno absoluto que, hoy y mañana a las once de la noche, representará en el Gran Casino Aljarafe de su ciudad ofreciendo la oportunidad única para disfrutar en directo de esta polifacético figura.

-¿Cómo ha organizado su puesta en escena?

-Pues tiene tres partes. Una primera de imitaciones en la que, basándome en gestos y en la voz, hago de gente como Carmen Sevilla, la duquesa de Alba, Falete, Sara Montiel y Lola Flores; una segunda con chistes, que es un homenaje al maestro Paco Gandía; y otra tercera con Doña Paca.

-Ya que lo menciona, ¿cuándo nació este personaje?

-Pues hace casi 20 años. Estaba en la sastrería de una televisión y, de casualidad, vi un traje colgado que me lo inspiró. Como siempre hablan los intelectuales, quise darle un lugar a esa mujer de la calle que se expresa como cualquier madre o vecina. Así, se ha convertido ya en un clásico del humor español y alguien que forma parte de la memoria colectiva.

-¿Todo vale a la hora de hacer sonreír al público?

-No, todo no. No se puede usar la xenofobia o el maltrato, lo que vaya en contra de los perdedores, lo que se haga a "mala leche". Y que conste que lo mío tampoco es que sea un género "blanco" pero estoy en contra de reírse de las desgracias ajenas. El humor debe ser la alegría de vivir.

-¿Quiénes considera sus referentes imprescindibles como humoristas?

-Es una cadena. Empieza con Gila, Tip y Coll y Tony Leblanc y de ahí llega a Martes y 13, Los Morancos y Moncho Borrajo.

-¿Puede hacer gracia alguien que no la posea?

-Si. Hay quien, el no ser gracioso, le hace serlo y eso tiene mucho valor.

-No obstante, en su caso, además de cómico, también puede presumir de carrera como intérprete…

-Bueno, llevo a orgullo haber realizado proyectos teatrales como Usted tiene ojos de mujer fatal, con la que me nominaron a los Max, o Cincogays.com. Cualquiera de los trabajos en los que he participado los he afrontado con las mismas ganas. Incluso hoy tengo la misma ilusión, o más, que un chiquillo. Aparte de Si hay que morir, que sea de risa, estoy con ¡Vaya traca!, junto a Juanito Navarro, y preparando una producción preciosa que será el papel de mi vida y que se llamará Verde, rojo, azul y negro: Miguel de Molina. Es un musical que se estrenará en Enero y, el título, hace alusión a las diferentes etapas del cantante: juventud, exilio, Argentina y su final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios