Carlos de Inglaterra es tachado de cursi

  • Los críticos históricos han acusado al príncipe de intervencionismo interesado al pedir que se conserve un pórtico de hierro del palacio de Kesington calificado como "mueble cursi de jardinería".

El príncipe Carlos de Inglaterra vuelve a ser acusado de intervencionismo interesado al apoyar un proyecto público. Se trata del palacio de Kensington que fue en su día residencia de la princesa Diana. La organización benéfica que preside el heredero al Trono ha pedido que se conserve el pórtico de hierro que preside el palacio pero los críticos históricos lo han calificado como "mueble cursi de jardinería" y creen que el gusto del príncipe estropeará la estética del legado monumental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios