El reto de Córdoba se llama 2016

  • Los ejecutivos de Sevilla y Madrid tendrán que responder a las expectativas sobre la Capitalidad Cultural Europea · Proyectos necesarios como el Palacio del Sur o el área metropolitana esperan sobre la mesa

Esclavos de sus palabras. Así comenzarán sus mandatos, con los 100 días de cortesía, los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves en lo que a Córdoba se refiere. La agenda está cargada de asuntos que, bien por la campaña bien a causa de ésta, se han puesto sobre la mesa. El principal es 2016. La cantidad e intensidad de los apoyos expresados por el Partido Socialista, vencedor de los comicios, a la opción de Córdoba ha generado un nivel de exigencia hacia ambos ejecutivos que les exigirá, en lenguaje castizo, retratarse.

Tanto Rodríguez Zapatero como Chaves -los primeros espadas, los líderes máximos- se han expresado de forma tan diáfana y tan inequívoca que no es posible el error, pese a los intentos del candidato de la Junta de apagar el incendio malagueño. La circunscripción, además, ha respondido otorgando cuatro diputados al PSOE cuando pocos daban crédito a las previsiones del partido, que sin embargo, tiene esa asignatura pendiente en la capital. 2016 es, pues, un icono de la credibilidad política de quien ha ganado las elecciones prometiendo apoyo incondicional. Zapatero será el presidente, bajo ciertos formalismos, que ponga a una ciudad española en el camino del éxito.

Tan importante como lo que se dice, al menos en materia de la Capitalidad, es lo que se hace, el comportamiento que se tiene, la presencia y el aliento sobre un territorio. Valencia recibió el cariño del PP de Aznar. Zaragoza ha tenido todos los nihil obstat de Zapatero. El reelegido presidente del Gobierno ha visitado la ciudad en dos ocasiones durante su primer mandato. Una, en lo que dura la parada del AVE. Dos, en un mitin de campaña.

equipamientos las inversiones pendientes

Si hay una forma de materializar las elecciones desde el Gobierno y la Junta es preparando a la ciudad con inversiones. Y Córdoba necesita casi de todo. Las previsiones están sobre la mesa, algunas de las cuales, tienen ya camino abierto. El nuevo ministro de Industria tendrá que poner su firma en la aportación del Estado al Palacio del Sur. Las negociaciones se encuentran paradas hasta tanto Zapatero no remodele definitivamente su equipo y un nuevo titular de la cartera tome posesión del departamento. En el Ayuntamiento, dan por hecho que las negociaciones están paradas. La cuantía definitiva de esta ayuda servirá para medir el compromiso gubernamental con la Capitalidad dado el carácter estratégico del edificio diseñado por Rem Koolhaas. Por su parte, el nuevo titular de Cultura tendrá que afrontar varias actuaciones relevantes como la nueva Biblioteca del Estado en los jardines de Agricultura o el futuro Museo de Bellas Artes, que se levantará junto a la torre de la Calahorra, una vez que el Consistorio expropie los terrenos. El equipo de trabajo de Manuel Chaves tendrá que dar una respuesta al recinto ferial, un asunto que ha desaparecido de la campaña y para el que no existe financiación, así como gestionar la construcción y la puesta en marcha del Centro de Creación Contemporánea, ya licitado, el tema bandera del Gobierno andaluz en materia de equipamientos en la capital cordobesa.

aeropuerto una solución, un problema

Quien crea que el aeropuerto está encarrilado, se equivoca. Dos grandes asuntos estarán sobre la mesa de los gobernantes salidos del 9-M. En primer lugar, la gestión del proceso de expropiaciones será harto difícil. Hasta el momento, el tema se ha llevado desde un plano estrictamente técnico, bajo la supervisión de AENA. Pero no parece un escenario improbable que el asunto requiera de la presencia política, de la toma de decisiones pensando tanto en el beneficio general como en la paz social. Todas las licitaciones realizadas hasta el momento son vanas si no se dispone de los terrenos para desarrollar las obras. Y la existencia de un aeropuerto no es un asunto menor para la ciudad y la provincia.

Hasta ahora, la Junta ha permanecido ajena a este problema. Pero esa situación debe cambiar con el tiempo. El Gobierno andaluz ha sido clave en el desarrollo de acuerdos con compañías aéreas privadas que han animado la actividad de aeródromos como el de Sevilla, Jerez o Granada. El Gobierno de Chaves salido de las urnas tendrá un papel clave en que el aeropuerto funcione y tenga una actividad constante y sostenible.

accesibilidad el asignatura de la junta

La segunda promesa estrella de Manuel Chaves con la capital es estrictamente autonómica. Y consiste en renova r de una buena vez las condiciones de accesibilidad de Córdoba capital y su entorno. La Junta tiene que liderar el proceso de darle contenido al área metropolitana sin levantar ampollas entre las competencias municipales. Y la mejor forma es llegar invirtiendo. El primer paso, absolutamente clave y totalmente desapercibido, es la creación del Consorcio Metropolitano de Transportes. El programa socialista menciona las políticas metropolitanas como claves no sólo para Córdoba sino para toda Andalucía. El área de Córdoba empieza ya a dar muestras de crecimiento centrífugo en torno a la capital. La Junta llegó tarde en los casos de Sevilla, Málaga y Granada. Aquí aún tiene margen corrector.

Los dos proyectos que han de darle razón de ser a ese Consorcio de Transportes son la red de cercanías y el tranvía. Sobre la primera, se pronunció una de las autoridades del PSOE andaluz, el joven cordobés Rafael Velasco, asegurando que habrá tren de cercanías entre Villa del Río, Córdoba y Palma del Río (así como las propuestas decisivas para el Norte de la provincia). Pese a que el tópico dice que Córdoba ha vivido de espaldas al río, a lo que realmente se ha dedicado a denigrar es al tren. Los cercanías desaparecieron uno tras otro sin que nadie dijera ni . Ahora, una de las apuestas de la Junta pasa por revitalizar lo que Renfe nunca debió suprimir por criterios meramente económicos. El segundo proyecto clave es el tranvía. Pese a que aún hay quien no se toma en serio la idea, se trata de un medio de transporte limpio, silencioso y que, además, disuade de utilizar el coche. La Junta ha puesto en marcha los trámites de redacción del proyecto pero hay una parte que forma parte de la agenda política de los próximos cuatro años: Convencer a la ciudad de que es una actuación coherente, necesaria, viable y posible.

parcelas la hora de tomar decisiones

La salida de Concepción Gutiérrez de la Consejería de Obras Públicas es mala noticia para el tratamiento de las parcelaciones. Hasta ahora, era la única responsable de la Junta que había tomado la determinación de actuar, de proponer, en el caso de las viviendas que circundan Medina Azahara. El nuevo Gobierno andaluz se encuentra con este asunto encima de la mesa, como un morlaco que no puede seguir toreando de capote. La Junta se ha comprometido en trabajar en poner encima de la mesa una estrategia aceptada por todas las partes, algo que tiene más fácil que nunca con el PSOE como parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento.

carreteras de las variantes a la ronda norte

Dos proyectos se encontrará el futuro ministro de Fomento sobre la mesa que atañen directamente a Córdoba. El primero, la Variante Oeste es la típica actuación que corre el peligro de eternizarse al no formar parte de la agenda política inmediata de la ciudad. Sin embargo, tiene una importante relevante puesto que tiene que encauzar el tráfico pesado hacia los suelos industriales de Poniente. El equipo de Zapatero debería avanzar en la realización de la Variante Sur, la nueva circunvalación de Córdoba que alejará varios kilómetros el trazado de la A-4. La Junta, por su parte, se encuentra con el reto de la Ronda Norte, un proyecto esbozado por el Ayuntamiento y que podría desarrollarse entre protestas vecinales y costosas expropiaciones. Sin embargo, puede ser de esas grandes medallas que un político se cuelga ante su electorado. La conclusión de la Ronda de Poniente o las obras de la Ribera y su entorno quedan descontadas como un trabajo planeado.

agua acometer las obras del río

Una obra ha dejado pasar el primer Gobierno de Zapatero sin que se tengan noticias ciertas de la segunda fase del encauzamiento del Guadalquivir, la obra cuya primera paletada puso Rosa Aguilar junto a Isabel Tocino, entonces ministra de Medio Ambiente del primer Gobierno de Aznar. La Junta asume ahora la tarea de gestionar la tarea de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) con esta actuación de alto presupuesto, prometida por Miguel Ángel Moratinos en campaña, en el acto censurado por la Junta Electoral. El órgano de cuenca tendrá que llevar a cabo una serie de actuaciones de alto impacto social durante la legislatura que empieza, como mucho, el tres de abril: a saber, la intervención en el canal del Guadalmellato, las obras de defensa de los arroyos de la capital o el nuevo colector de Levante que tendrá la ciudad patas arriba durante meses.

empleo una política activa

Una de las provincias con más paro de España ha de contar con un papel activo de las instituciones públicas. En la capital, la Junta ha empezado ya a realizar actuaciones de cierto calado después de demasiados años de silencio. Entre otras cuestiones, desarrolla el parque logístico y está en la gran operación de suelo de La Rinconada, un o de los polígonos más extensos de Andalucía. Además, ha puesto en marcha el plan Atipe. La presencia del Gobierno central en este aspecto es escasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios