No me gustan las victorias cortitas; quiero una mayoría arrolladora"

Quien mucho abarca, poco aprieta. Y si el viejo refranero no convence a alguien, ahí está el ex presidente del Gobierno José María Aznar para terminar de convencerlo. En la campaña electoral de las generales y andaluzas de 2004, Aznar no se conformaba con una victoria del Partido Popular (PP) en las urnas, sino que además reclamaba un triunfo holgado. Así lo dijo el 7 de marzo, a apenas una semana de las elecciones, en un acto público en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla, donde fue a a apoyar a Teófila Martínez, entonces candidata del PP a la Presidencia de la Junta.

Tras su mayoría absoluta del año 2000, y cuando las encuestas vaticinaban un triunfo electoral del PP en España aunque con menor respaldo ciudadano que cuatro años antes, Aznar rechazó las "victorias cortitas" y pidió una mayoría arrolladora. Al final, su gozo en un pozo porque sí hubo una "victoria cortita", aunque no de Rajoy sino de Zapatero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios