La escisión de Coalición Canaria le pasa factura

La partición de Coalición Canaria en dos le ha costado cara: la primera fuerza del archipiélago ha perdido un diputado y Nueva Canaria, la fuerza escindida, no ha logrado ninguno y no tendrá un grupo propio en Congreso de los Diputados como hasta junio del pasado año. La fuerza gobernante en Canarias logra dos escaños que serán para Ana María Oramas, alcaldesa de La Laguna (Tenerife) y José Luis Perestelo, presidente del Cabildo de La Palma. Ocuparán los bancos dejados por Paulino Rivero, quien es el actual presidente del Gobierno de Canarias, y Luis Mardones, que ha abandonado la actividad política.

El sector crítico de CC en Gran canaria, encabezado por el antiguo presidente de la comunidad autónoma Román Rodríguez rompió con el partido creando a Nueva Canarias por su desacuerdo con la alianza de Coalición Canaria con el PP en el gobierno autonómico de las islas, desplazando al PSOE, la fuerza más votada en mayo de 2007. La formación amenazó con romper los grupos en el Congreso y el Senado. Se creó el nuevo grupo político Coalición Canaria-Nueva Canarias. En junio de 2007, Román Rodríguez pasó al Grupo Mixto provocando la desaparición de este grupo parlamentario propio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios