Qué difícil es pensar en verde

  • Los partidos asumen la lucha contra el cambio climático como una de las realidades a las que hacer frente pero sus propuestas apenas superan lo establecido en el sempiterno Protocolo de Kioto

Qué difícil es pensar en verde. Los partidos políticos de vocación nacional señalan entre sus prioridades la lucha contra el cambio climático, que asumen como una realidad a la que hay que hacer frente, pero sus propuestas no van más allá de los objetivos marcados en el ya clásico Protocolo de Kioto más las metas adicionales establecidas desde la Unión Europea.

En materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, el PSOE propone cumplir (por fin) las metas de Kioto y formular otras estratégicas complementarias en un plazo no demasiado inminente: 2020. El PP plantea una reducción de gases de un 20 por ciento en el año 2020 respecto a las emisiones de 1990 y defiende objetivos más ambiciosos de reducción a largo plazo, aunque sin detallarlos, mientras que IU va un poco más allá al comprometerse con los objetivos de la UE de cara no sólo a 2020 sino a 2050.

Los tres partidos proponen en sus programas leyes de ahorro y eficiencia energética y sobre energías renovables, pero solo IU da una fecha -2008- para comenzar a cumplirlos.

Los socialistas promoverán la utilización de biocarburantes y aplicarán un sistema de certificado de su origen para evitar que procedan de actividades que puedan tener efectos adversos, y garantizarán que en 2020, al menos el 40 por ciento de la energía eléctrica producida y consumida en España provenga de fuentes renovables.

El programa del PP apuesta por avanzar de forma paulatina hacia la obtención del 50 por ciento de la energía de fuentes no emisoras de CO2 en 2030 y para que la contribución de las energías renovables en el mix energético actual alcance un 20 por ciento en 2020. IU se compromete a alcanzar el 30 por ciento de renovables para 2020.

Los tres partidos planean ayudas a la rehabilitación de viviendas para incorporar energías renovables que van desde los 9.000 millones de euros del PSOE hasta los 2.000 millones de IU. El PP, además, propondrá a los ayuntamientos incentivos fiscales en el IBI dirigidos a las viviendas que mejoren en un 50 por ciento su rendimiento energético.

Respecto a la energía nuclear, uno de los principales caballos de batalla de los ecologistas, el PSOE mantiene prácticamente el mismo compromiso que en 2004 de "sustitución gradual" de este tipo de energía, "cerrando la centrales de forma ordenada en el tiempo final de su vida útil". Los populares apuestan por mantener los emplazamientos actuales y gestionar la vida útil de las centrales nucleares existentes, e IU aprobará en 2008 un plan de cierre escalonado y se compromete a cerrar la de Garoña en 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios