El debate de los gestos

  • El lenguaje de las manos, la indumentaria elegida, las pausas o aceleraciones en el hablar, las interrupciones, miradas directas o perdidas... Todas esas cuestiones estaban enviando mensajes sobre el momento y la personalidad de los candidatos durante el 'cara a cara' del lunes.

La España política estaba la noche del lunes pendiente de los dos principales candidatos, pero no sólo sus mensajes políticos tenían calado entre los electores.

ANTES del debate Rajoy más relajado a la llegada, con ganas y ansiedad por empezar. Sonrisa un poco nerviosa. Supersticioso con la corbata, la de Tengo una pregunta para usted. Zapatero, serio, preocupado por cómo va a ir, transmite que se juega mucho, sonrisa tensa. El mismo traje da imagen de austeridad. Parece más impaciente y nervioso.

Zapatero comienza con gesto de firmeza, mira fijamente, intenta transmitir credibilidad con su mirada penetrante. Acompaña con las manos su discurso. Más comprensible y sosegado que Rajoy, con 60 palabras por minuto.

Rajoy mueve mucho los ojos, como si leyera el 'teleprompter'. Intenta generar sentimientos negativos, emociones en contra de ZP con afirmaciones catastrofistas: "La economía es un desastre, los terroristas están mejor, España se rompe… y usted no se preocupa". Es coherente con la la estrategia de su partido en estos años. Arriesga con el electorado de centro, generando un voto emocional. Daba la impresión de que se había estudiado de memoria. Demasiado rápido en su discurso, casi sin pausas: 120 palabras por cada minuto.

propuestas Zapatero hizo 25 propuestas programáticas y Rajoy 16. Casi al 50 por ciento mencionaron ambos la palabra España (15/16 veces) y hablaron de Inmigración y empleo al 50 por ciento , si bien Rajoy hablaba más de paro que de trabajo.

Rajoy llamó mentiroso a ZP en 27 ocasiones. Zapatero le dijo que no decía la verdad o que era falso lo que decía (no es lo mismo que decir mentiroso, que significa mayor personalización contra el contrincante, mientras decir que es falso, como hacía el candidato socialista, es otorgar a la persona la posibilidad de que en algún momento diga la verdad, mientras que Rajoy cortaba puentes de entendimiento).

Las propuestas de ZP iban en positivo, como de presidente del Gobierno que va a repetir, a largo plazo. Las de Rajoy en negativo, como líder de la oposición.

EVOLUCIÓN Zapatero, más sosegado, con más planes de futuro, puso los datos a disposición en un intento de forzar que no se manipulasen. Tenía en este debate los ojos más saltones.

Rajoy, bastante agresivo, estuvo doblando un clip en su mano en la segunda parte del debate, prueba de su nerviosismo y de que se sentía violento con el cariz que tomaba el debate.

perfil psicológico. Zapatero, más dinámico en número de propuestas y en propuestas de cambios. Rajoy, más conservador, vuelve a etapas del PP, a costumbres anteriores, a expresiones como 'concepto de la familia de toda la vida'.

liderazgo. Capacidad de argumentar, discernir, encontrar razones y convencer, frente a la imposición de iniciativas por convicción o por sentimientos.

Zapatero presentó más autonomía en su argumentos, utilizando el talante o la mano dura según le convenía, mientras en Rajoy parece que sus argumentos son diferidos. Si se mostrara más como es él mismo, daría la imagen de mayor liderazgo. Le falta autonomía en los argumentos.

En afabilidad o tirantez, la capacidad de tener una cordialidad con el contrario o ser despreciativo, Zapatero muestra más cordialidad y talante y a Rajoy se le ve como hombre afable y distendido en las distancias cortas, aunque en lo político presenta más crispación y genera más tensión con su agresividad. Está menos afable, aunque se ve que ese no es su carácter, que quizás está representando el papel que le han aconsejado.

TESÓN. Los dos se muestran con perseverancia y tesón y repiten sus mismos argumentos y posturas, aunque Rajoy ha cambiado en la parte de la campaña no hablando de lo que habló durante toda la legislatura, como el 11-M o Iraq.

COOPERACIÓN. Es la capacidad de llegar a acuerdos, consensos, de tener una posición flexible que permita negociar o mantener una postura que lo haga imposible. Zapatero aparece con una postura más negociadora, ofrece acuerdo a ojos cerrados ("sea cual sea el resultado, me brindaré e los demás partidos para llegar a un acuerdo en materia antiterrorista…aunque esté en la oposición", pero Rajoy tiene una postura menos flexible y rígida.

ESTABILIDAD. Controlar los impulsos y las emociones, saber reconocerlas, aceptarlas y controlarlas. Zapatero demuestra estabilidad emocional. Reconoce sus sentimientos y los expresa. Rajoy parece muy hierático, poco expresivo, pero en el debate pasó de la tranquilidad inicial al nerviosismo muy acusado. Contribuyó a su ansiedad su obsesión con el tiempo y con rapidez con la que hablaba. Iba como pasado de revoluciones.

en resumen

Rajoy tiene un patrón de personalidad más pasivo, más negativista, inmovilista, ambivalente y con un patrón típico de la oposición. Parece que se ha adaptado bien a ese rol. Se muestra más inseguro y su liderazgo es diferido por otros que poseen un mayor liderazgo y que no lo dejan mostrarse como es. Eso le genera cierta inseguridad que le impide ejercer su liderazgo.

Zapatero tiene un rol más constructivo (incluso cuando estaba en la oposición), un liderazgo fuerte, más dinámico, con mayor inteligencia emocional. Es una persona segura de sí mismo, dialogante, intuitivo e inasequible al desaliento pese a que los datos puedan ser contrarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios