La caída de Magdalena Álvarez y Rosa Torres

La realidad de los datos es incuestionable, por mucha interpretación que quieran hacer los políticos. Los resultados electorales cosechados en la provincia de Málaga en la jornada de ayer muestran una fotografía fácilmente analizable: la caída sin paliativos del PSOE y el resurgimiento del PP. Afirmaciones ambas que tienen una vinculación directa con los candidatos que han afrontado el reto en ambas organizaciones. De un lado, tanto Magdalena Álvarez, ministra de Fomento, como Rosa Torres, consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, han sido incapaces de mantener la buena senda iniciada en los comicios de 2004, cuando la socialista fue la formación más votada en las urnas. Y frente a las sendas victorias de los referentes de la organización, José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves, el PSOE malagueño ha perdido la confianza de más de 36.500 electores andaluces respecto a las elecciones de hace cuatro años y de otros 16.500 en el escenario estatal, lo que se traduce en un parlamentario y un diputado menos.

La otra cara de la moneda la ponen Celia Villalobos y Esperanza Oña, cabezas de lista del PP a las generales y autonómicas. Al contrario que sus adversarias políticas, Villalobos ha sido capaz de impulsar a la formación de manera notable y ganar más de 55.000 votantes, arrebatándole a los socialistas uno de los seis diputados con los que se presentaba a estas elecciones. De hecho, la confrontación de la ex alcaldesa de Málaga y la ministra de Fomento, que ha marcado buena parte de devenir de la campaña electoral, concluye con una victoria "moral", como dijera en su día Antonio Romero, de Villalobos sobre Álvarez.

Algo muy semejante pudiera decirse de las cifras resultantes al Parlamento andaluz, donde el Partido Popular ha superado con creces las previsiones iniciales y ha logrado vencer con autoridad en un feudo tradicionalmente socialista. La candidatura encabezada por Oña ha logrado casi 65.000 votos más que cuatro años atrás y un total de ocho escaños autonómicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios