Desglose por autonomías

El bipartidismo se refuerza al lograr PSOE y PP 323 de los 350 escaños

Comentarios 1

Cataluña: Los socialistas rompen los pronósticos y mejoran

En Cataluña los resultados han demostrado que la crisis de las  cercanías, los apagones o la convulsa tramitación del Estatut no le  pasa factura al PSC, que ha logrado 25 diputados. De hecho, la lista encabezada por Carme Chacón  logró cuatro escaños más que en 2004 a costa de la debacle de ERC y de ICV. Al cierre de esta edición, al 99,95 por  ciento de escrutinio, CiU ganaba en el Congreso de los Diputados un escaño que estuvo fluctuando toda la noche entre el partido nacionalista y el PP.

El primer secretario del PSC y presidente de la Generalitat, José Montilla, resaltó ayer la aportación “decisiva” de Cataluña en la victoria del PSOE en España. José Montilla aseguró que “el catalanismo socialista será en los próximos cuatro años más fuerte y más decisivo que nunca”.

El primer secretario del PSC, que dijo sentirse “extraordinariamente satisfecho”, recordó que durante toda la campaña los socialistas catalanes remarcaron que los resultados de Cataluña eran decisivos para que Zapatero repitiese como presidente del Gobierno.

El PP ha pasado de seis a siete escaños y ha desbancado a ERC como tercera fuerza en la comunidad. El verdadero descalabro de la noche electoral se produjo en Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), que ha perdido cinco diputados.

Y, en cuanto a ICV-EUiA se queda con un solo diputado en el Congreso, de los dos que tenía en esta legislatura, y no podrá formar grupo parlamentario en alianza con IU, que sólo ha obtenido un diputado de los tres que tenía en esta legislatura. De esta forma, Joan Herrera será el único diputado por Cataluña que representará a la formación en la Cámara Baja, junto al escaño obtenido por IU, sillón que ocupará Gaspar Llamazares.

En Cataluña, Núria Buenaventura, que sustituía como número dos a la hasta ahora diputada Carme García, no estará en el Congreso.

Por su parte, Ciutadans- Partido de la Ciudadanía (C’s) no ha conseguido representación en el Congreso y su líder, Albert Rivera, se ha quedado sin entrar como diputado en la Cámara Baja.

Sin su chaqueta de la suerte, pero con una camiseta de su partido, Rivera dijo ayer a un centenar de seguidores concentrados en el hotel Calderón de Barcelona que, aunque los resultados “no han sido los esperados”, está “muy orgulloso” de los ciudadanos que les han apoyado porque “creen en la regeneración democrática”.

Un total de 56.754 electores, representantes del 1,54 por ciento del total del censo, votó en blanco en las elecciones al Congreso en Cataluña, una opción que defendió públicamente el ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall.

Asturias: PSOE y PP empatan con cuatro diputados e IU no logra un acta

En Asturias, el PSOE es el partido más votado para el Congreso con el 46,26 por ciento de los votos y logra cuatro diputados, seguido del PP, con el 42,07 por ciento de los sufragios, que le darían cuatro parlamentarios.

Por su parte, IU-BA-Verdes alcanzaría un 7,39 por ciento y se quedaría sin representación. La participación ha sido del 73,74 por ciento, frente al 71,73 por ciento de los pasados comicios y el voto en blanco se ha situado en el 1,26 por ciento, mientras que la abstención ha sido del 26,26 por ciento.

Cantabria: El PP conserva los 3 diputados de la pasada legislatura

En Cantabria, el PP mantiene los tres diputados de la pasada legislatura y el PSOE, por su parte, repite de nuevo con dos escaños en el Congreso de los Diputados.

No obstante, el Partido Popular perdería en porcentaje de voto algo más de dos puntos y medio, mientras que el Partido Socialista subiría casi tres y medio. Así, el Partido Popular obtendría el 50,19 por ciento de los votos y el PSOE el 43,43 por ciento. Por su parte, Izquierda Unida alcanzaría un 2,28 por ciento y el partido de Rosa Díez (UPyD) un 1,39 por ciento.

La Rioja: Los populares ganan y mantienen sus dos diputados

En La Rioja, el Partido Popular  gana las elecciones. Los cuatro escaños correspondientes a la comunidad autónoma se reparten entre dos para el PP y dos para el PSOE.

Los populares llevan de números uno y dos al Congreso de los Diputados a Juan Antonio Gómez Trinidad y Concepción Bravo, mientras los dos candidatos socialistas son César Luena y Remedios Elías. 

La participación ha sido del 80,73 por ciento frente al 79,46 por ciento de los anteriores comicios, y el voto en blanco se ha situado en el 1,10 por ciento.

País Vasco: Triunfo histórico del PSE bajo la conmoción

Los socialistas vascos han desplazado quince años después al PNV como fuerza hegemónica en el País Vasco, logrando los mejores resultados de su historia.

No obstante, el llamamiento al voto masivo de la hija del ex concejal del PSE asesinado el viernes por ETA en Mondragón no surtió efecto en el País Vasco porque la abstención se disparó (superando en más de diez puntos la media española), tal como reclamaba la izquierda abertzale al quedar fuera de concurso ANV.

En Vizcaya, el PNV ha sido el gran y previsible damnificado por el escaño que pierde esa provincia a causa del descenso de población. La formación jeltzale vinculó el “excelente triunfo” de los socialistas a la “feroz polarización” y al “efecto favorable que haya podido tener el atentado”.

Los nacionalistas se mostraron convencidos durante la campaña electoral de que Zapatero iba a seguir al frente del Gobierno central y le tendieron precipitadamente la mano para pactar. En el horizonte se dibuja ese referéndum ilegal que se propone convocar en octubre el lehendakari.

La jornada electoral se cerró con diez detenidos y diversos incidentes aislados.

El PP pierde un escaño y, otro notición, EA desaparecerá del Congreso.

Galicia: La polarización se mantiene inquebrantable

Apenas se ha movido alguna hoja en el paisaje gallego después de esta cita con las urnas. La estancia de tres años en la oposición no le ha pasado factura al PP, que sigue siendo la fuerza más votada y que sólo ha perdido un diputado, en la provincia de Orense.

Galicia es una comunidad que está perdiendo paulatinamente peso en la política estatal, puesto que en estas elecciones perdió un escaño en La Coruña (en detrimento del PSOE, pese al gancho de la candidatura del ministro de Cultura, César Antonio Molina) por el descenso de la población, que se suma a otros tres escaños desde 1977.

Lo cierto es que tanto PP, como PSOE y BNG han perdido votos respecto a las generales de 2004, aunque más acusadamente los populares. No obstante, el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, destacó ayer que su partido “volvió a ganar las elecciones” en Galicia “pese a llevar tres años en la oposición” y, por ello, afirmó que continuará “por el camino del centro” y “con la renovación” del partido.

 La campaña electoral gravitó en la comunidad gallega sobre la inmigración y los trasvases de agua, y quedaron en segundo plano las críticas por el retraso en la llegada del AVE a la comunidad, que Zapatero situó a cuatro años vista, o la reactivación del Plan Galicia. No obstante, la participación aumentó casi cinco puntos respecto a 2004.

Navarra mantiene el mapa político de 2004

Las elecciones han generado en Navarra un escenario similar al registrado en los comicios de hace cuatro años, al revalidar UPN-PP (2), PSN-PSOE (2) y Nafarroa Bai (1) sus escaños en el Congreso.

Estos resultados constatan que los navarros tienen su voto definido en lo que a la participación en unas elecciones generales se refiere.

El mantenimiento del escenario político parece por tanto haber dejado al margen la crisis desatada entre el socialismo navarro por la formación de un Gobierno que finalmente quedó presidido por UPN, después de que el PSOE decidiera no aceptar el pacto con Nafarroa Bai e IU y optara por facilitar a los regionalistas su acceso al poder.

Tampoco la petición de abstención formulada por la izquierda abertzale tuvo una incidencia reseñable, ya que la participación en la comunidad foral fue muy similar a la del resto de España y alcanzó el 26,75 por ciento.

Canarias: El PSOE rompe el empate en Canarias y saca un escaño al PP

La comunidad periférica siempre se ha sentido tan lejana como olvidada y  por eso la participación siempre es sensiblemente menor que en el conjunto del Estado.

Las relaciones entre Canarias y el Gobierno central se redujeron a la mínima expresión tras el pacto entre y PP y CC para desbancar al PSOE, el más votado en las autonómicas del pasado mayo. Ayer, como entonces, los socialistas volvieron a llevarse la palma porque el respaldo de la formación nacionalista al PP para gobernar la comunidad la fracturó en dos y eso le ha costado un escaño.

El PP confirma su hegemonía en Madrid con un escaño más

El PP volvió a rentabilizar una vez más su hegemonía en Madrid, uno de sus bastiones junto a Valencia, pese a que la alta participación –superior al 80 por ciento, cinco puntos más que la media nacional–, parecía jugar en su contra. No fue así. El PP hizo valer su dominio en la comunidad, gobernada por Esperanza Aguirre, y logró un escaño más que en 2004, alcanzando los 18, aunque se quedó a uno del techo de 19 diputados que cosechó en la mayoría absoluta de Aznar y que los sondeos internos le concedían. El PP no acusó el efecto Gallardón, con un fuerte tirón en Madrid. Los populares avanzaron en votos, de 1.576.636 pasaron a 1.716.212, y en porcentaje de escrutinios, de un 45,02 por ciento pasaron a  49,31 por ciento.

El PSOE, por su parte, se quedó a diez puntos porcentuales de los populares, perdiendo un escaño respecto a los comicios de 2004 y retrocediento también en papeletas, de 1.544.676 pasaron a 1.374.156. El secretario de Comunicación del PP de Madrid, Juan José Güemes, festejó “unos resultados históricos”, con una distancia del PSOE de casi diez puntos y subidas importantes “en todos los municipios” incluso en Parla, cuya alcaldía ostenta el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez.

IU perdió uno de los dos diputados de los que alardeaba en Madrid, retroceso que tuvo un efecto dominó en el resto del territorio y  que provocó que Llamazares tirara la toalla. La sorpresa fue el escaño que se adjudicó el partido de reciente creación Unión Progreso y Democracia (UPyD), dirigido por Rosa Díez. Fue el único diputado que obtuvo en las generales, lo que le abre las puertas del Congreso a la ex edil del PSE.

Castilla y León: El PP revalida su primacía al obtener 18 diputados

El Partido Popular revalidó su superioridad en Castilla y León al ser la fuerza más votada en estas elecciones generales y obtener 18 diputados al Congreso, frente a los 14 del PSOE, por lo que prácticamente se mantiene invariable el mapa electoral.

Los más de 2,1 millones de castellanoleoneses llamados a las urnas tenían que elegir a 32 representantes al Congreso, uno menos que en los comicios de 2004 debido al descenso de población en la provincia de Soria. Este fue el representante que perdió el PP, que en las pasadas elecciones consiguió 19 diputados frente a los 14 del PSOE.

El PP fue la fuerza más votada en ocho de las nueve provincias de Castilla y León y tan sólo fue superado por el PSOE en León. Izquierda Unida fue la tercera fuerza más votada, aunque experimentó un ligero retroceso respecto a los comicios de 2004.

En Extremadura el PSOE y el PP empatan a cinco escaños

En Extremadura, el PSOE obtendría 5 escaños y el PP 5, de modo que se mantendría el empate a 5 escaños que se produjo en las elecciones del pasado año 2004. En número de votos, el PSOE obtiene 359.259 por 290.011 del PP.

El empate de las pasadas elecciones se mantiene en la provincia de Badajoz, donde el PSOE sacaría 3 escaños por otros 3 del PP. En Cáceres seguiría el empate a 2 escaños entre ambas formaciones. La abstención en la comunidad ha sido este año del 20,43 por ciento y en los comicios anteriores fue del 20,74 por ciento.

Valencia ejerce su condición de granero del PP

Era un frente de batalla del 9-M, quizás junto a Madrid uno de los escenarios que los dos grandes partidos consideraban decisivos en su viaje hacia La Moncloa. Fieles a los tópicos más manidos de la política, anoche, tras el escrutinio, en la Comunidad Valenciana parecía que nadie había perdido. El PartidoPopular celebró una clara victoria, un triunfo que por añadidura le entregó dos escaños más que en la convocatoria de 2004, elevando esta vez el listón hasta los 19, cinco sobre el PSOE. Levante cumplió la misión de fabricar votos para los populares, esta vez para Mariano Rajoy, como en otras sucesivas ocasiones para Camps o para uno de sus valores incontestables, la alcaldesa de la capital, Rita Barberá.

Un triunfo claro, pero insuficiente para desalojar a Zapatero del poder. Quizás eso es lo que celebraban ayer los socialistas valencianos, que asumían desde hace tiempo que la victoria en su comunidad se antojaba casi imposible. Zapatero levantó la bandera de María Teresa Fernández de la Vega como gancho electoral. La estrategia no le ha reportado más representación, pero tampoco la ha cedido. Ni frío ni calor. De ahí que los 14 diputados cosechados ayer, idéntico resultado al obtenido cuatro años atrás, deje un sabor de boca menos amargo, incluso endulzado por la victoria final en las generales.  

El PP se impuso al PSOE en las tres circunscripciones (7 escaños frente a los 5 de los socialistas en Alicante; 3 en Castellón, uno más que el PSOE, y 9 en Valencia, superando en otros 2 a su gran rival político). Otro síntoma de la bipolarización de la jornada electoral fue la nula representación del resto de formaciones (en 2004, Entesa había arañado un escaño, pero ayer, bajo las siglas EUPV-IR, cedió la mitad de su respaldo electoral y queda fuera del Congreso). La Comunidad Valenciana ejerce otra vez de granero, aunque insuficiente.

Sin novedad en Ceuta y Melilla, que repiten como feudos populares

Ceuta y Melilla siguen fieles al guión de la última década y media: entregaron el único diputado en juego en cada circunscripción al Partido Popular, sin otorgar espacio a la sorpresa. Eso sí, en ambos casos el apoyo sumado por los populares se ha reducido tanto en términos porcentuales como en el cómputo total de votos respecto a 2004, alimentando de esa forma el ascenso del PSOE, la segunda fuerza más respaldada en ambas ciudades.

Abonada al PP sin interrupción desde los años 90, el 55 por ciento de los ceutíes se decantaron ayer por esa opción, convirtiendo de nuevo en diputado a Francisco Antonio González, que durante las últimas legislaturas ha ocupado en el Congreso la representación de su partido en la comisión de Deportes. El PSOE mejora en casi dos puntos su resultado y gana casi 2.000 votos, aunque queda lejos del escaño.

En Melilla se repitió el escenario de la victoria popular, incluso con más votos a favor, pero con un pero: los socialistas han avanzado tanto que en 2004 perdieron por 4.500 votos y ayer sólo por 400.

Aragón: El CHA sufre un varapalo y pierde su único diputado

La Chunta Aragonesista (CHA) sufrió ayer un varapalo electoral al obtener 55.000 votos menos que hace cuatro años y perder su escaño en el Congreso.

Los malos resultados de la formación, ya sin Labordeta, dejan a este partido como la cuarta fuerza política de la comunidad, por detrás del PAR, que recupera el tercer puesto que perdió en los comicios de 2004. El PSOE se consolida y logra 8 escaños, uno más que en las elecciones de 2004, y el PP obtiene 5.

El PP se hace con el nuevo escaño en juego en Murcia

Murcia se jugaba en esta convocatoria un diputado más (diez, frente a los nueve de 2004) y ése fue a parar al zurrón del PP, que ensancha aún más su distancia respecto al PSOE. Las urnas depararon un resultado claro a favor de los populares en la región: siete escaños frente a tres de los socialistas. En número de votos, la diferencia también crece: mientras el primer partido de la oposición ganaba unos 50.000 votos, el PSOE se dejaba unos 6.000.

Baleares: El PSOE da un vuelco, pero no rompe el empate balear

El PSOE balear se proclamó ayer vencedor moral de las generales en su circunscripción. No logró romper el empate a cuatro escaños heredado de los comicios de 2004, pero sí consiguió convertirse en la fuerza más votada en las islas. Con el 99,7 por ciento de los votos escrutados, superaba  en apenas 200 votos al Partido Popular, que se dejó unos 9.000 sufragios por el camino, frente al avance de casi 22.000 acumulado anoche por los socialistas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios