El andalucismo demanda una oportunidad ahora que está unido CA

  • La nueva marca CA, liderada por Julián Álvarez, se presenta como la única posibilidad de transformación real

Comentarios 2

Lo dijo Manuel Prado en román paladino: "Muy bien, pues ya no estamos peleados". La frase del número uno por la favorable Cádiz -además pronunciada en Jerez- sintetiza el motivo que ha esgrimido durante la campaña el andalucismo para reclamar "una oportunidad" en las elecciones de hoy. La coalición CA, liderada por Julián Álvarez, es la marca con la que el PA, el PSA de Pedro Pacheco y una decena de formaciones más quieren hacer ver que ha llegado la unidad a los partidos de obediencia regional y que todos aquellos que respiran en andaluz ahora sí disponen de una papeleta común con la que cambiar la comunidad. A la nueva alianza se le presenta, demasiado pronto, una prueba de madurez. Está por ver si sus buenas intenciones aguantan unos malos resultados. Las encuestas han minado sus expectativas, aunque no la moral de Álvarez, cuya elección dejan algunos sondeos en el alero. Nadie lo dice públicamente, pero la sensación que se desprende es que los andalucistas lanzarán un mensaje positivo esta noche si alcanzan grupo parlamentario. Es decir, la consecución de tres diputados, lo que significaría la pérdida de dos con respecto a la legislatura anterior.

Álvarez ha demandado el voto de los jóvenes y el de los descontentos sobre todo con los años de gobierno socialista. Para cultivar el sufragio más nacionalista, además, ha percutido en un giro en esa dirección en los últimos días. Al líder de CA le han realizado un enorme vacío. Él se lo ha hecho a IU y se ha dedicado a censurar a Chaves principalmente y mucho también a Arenas, a los que llamó el dúo Pimpinela porque parecen que se pelean, pero, en realidad, son lo mismo. En este escenario es en el que se ha presentado como la única opción de cambio real, frente a "la vieja derecha de señoritos a caballo y la nueva derecha de señoritos en coche oficial". Nada de pactos: el ex alcalde de Écija ha prometido que o será jefe del Ejecutivo o estará en la oposición.

Álvarez, único candidato debutante, se vende como aire fresco y renovación, pero no ha renunciado a la bolsa de votos clásicos tras aparecer en el día del andalucismo junto a Alejandro Rojas Marcos y Antonio Ortega, lo que de paso le sirvió para darse un baño de autoridad y unidad. Con Pedro Pacheco, sin embargo, no se ha producido foto. En teoría por motivos de agenda que son difíciles de digerir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios