Zapatero advierte que "ganar debates no es ganar elecciones"

  • El líder socialista se compromete a "pasar la página de la crispación, el insulto y la descalificación" · Afirma que "por respeto a los ciudadanos" él nunca insulta

"Ganar los debates no significa ganar las elecciones. Los debates se ganan con argumentos; las elecciones, con argumentos y con votos". Con esta frase el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, justificó ayer su estrategia de campaña centrada en apelar al voto para conseguir una mayoría amplia en las urnas el domingo.

En el pabellón La Granadilla de Badajoz, ante unas 10.000 personas, el líder socialista pidió "el voto mayoritario de los españoles, ante todo, en favor de la convivencia, la tolerancia y el diálogo". Para pasar, dijo, "la página de la crispación, el insulto y la descalificación". Y es que, explicó Zapatero, no quiere ganar para dar una lección a la derecha, sino para hacer de España, en los próximos años un país en el que el ejemplo diario y permanente sea "la tolerancia, la educación, el respeto y las buenas maneras en la vida pública". Por eso aseguró que él nunca insulta, "por respeto a la gente y a los ciudadanos". Y como muestra, destacó que en esta campaña, por cada insulto que ha recibido, él ha respondido con una propuesta, con una idea.

En Badajoz, les tocó el turno a las mujeres, a las que Zapatero deseó que ganen el 9-M, "porque si ganan las mujeres, dijo, ganamos todos". Tras declararse feminista, aseguró que a España sólo le quedan cuatro años para conseguir la plena igualdad entre hombres y mujeres. Ese, aseguró, será su "primer compromiso".

Con la intención de gobernar en favor de la igualdad, la cohesión social, la intención de invertir en donde hace falta más desarrollo, el candidato socialista pidió "un último y gran esfuerzo para convertir toda la energía de la gente que quiere cuatro años de progreso en una victoria limpia, serena, con una sonrisa amplia, una victoria dando la mano al adversario, pensando sólo en el futuro y en España, para que todos compartamos el destino común que es nuestro país", señaló.

Zapatero recordó que con el voto se decide el rumbo de España; por eso incidió ante los asistentes en la idea de que "no basta con desear un rumbo y un Gobierno, sino que hay que convertir el deseo en voto mayoritario".

Una vez más apelaba así a la participación mayoritaria el próximo domingo. Y una vez más también se despedía con lo que se está convirtiendo en un clásico mitinero: el "buenas noches y buena suerte".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios