Rajoy dice que "los poderosos y la mayoría de los que escriben" apoyan al PSOE

El candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, se dio ayer, penúltimo día de la campaña electoral, un auténtico baño de multitudes en Valencia, uno de los grandes feudos de los populares, en una impresionante demostración de fuerza del partido en la Comunidad. Cerca de 25.000 militantes y simpatizantes abarrotaron la Plaza de Toros de Valencia y sus exteriores, uno de los escenarios talismán del PP, para tratar de llevar en volandas a Rajoy al Palacio de La Moncloa.

El candidato escenificó la apuesta por su niña arropándose en el escenario de la plaza de toros por varias de ellas y repitiendo su compromiso de trabajar para que pueda ella, Victoria Esperanza, tener una buena educación, una pensión, una vivienda y para que "sea feliz". "Estas son las niñas de Rajoy y este partido trabaja para que la gente sea feliz", dijo.

Rajoy ya se había presentado como defensor de los currantes y ayer dio un paso más allá y se presentó en sociedad como "el defensor de las personas" frente a un PSOE a quien, dijo, apoyan "los poderosos" y "la mayoría de los que escriben". "Un gobernante no puede estar en la luna, tiene que estar en la tierra y recibir críticas y aguantar. No ha sido capaz de hacerlo y ha tenido el apoyo de la mayoría de los que escriben pero nosotros tenemos a las personas", explicó. "Lo importante es que haya un cambio en España y un Gobierno, como se dice coloquialmente, como Dios manda". "Aquí el debate no es el de la derecha o la izquierda", insistió.

Rajoy quiso reivindicarse como líder del PP con un mensaje de agradecimiento a su barón Francisco Camps, presidente valenciano. "Gracias Paco, tu me has ayudado mucho, sabes que no lo he pasado bien", le dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios