Rajoy optará en junio a revalidar su liderazgo en el PP

  • El líder popular convoca el XVI Congreso Nacional que discutirá su continuidad, que recibe el apoyo de los barones, o elegirá sucesor

Comentarios 1

Mariano Rajoy deshojó finalmente la margarita de su futuro político. Tras una jornada de intrigante reflexión casera y de escaqueo público, el líder del PP resolvió ayer su dilema postulándose para continuar liderando al PP los próximos cuatro años de oposición y "preparar el terreno" para concurrir como candidato por tercera vez a unas generales "y ganarlas".

Las elucubraciones apuntaban a una posible retirada a corto o medio plazo, escenario que fuentes de su entorno descartaron a este periódico la víspera. En lugar de eso o de tutelar su proceso sucesorio al frente del PP sin presentarse a la reelección, Rajoy decidió optar por revalidar su liderazgo convocando el XVI Congreso Nacional del PP para el próximo mes de junio. A este foro, orientado a revisar la estrategia de futuro de los populares, podrán concurrir candidaturas alternativas que rivalicen con la suya. El líder del PP lo oficializó: "Se podrá presentar cualquier militante del PP con el equipo que estime oportuno". No obstante, reivindicó su candidatura porque "es lo mejor para el PP y para España".

La expectación era inmensa. No en vano, el líder del PP tardó 48 horas en hacer su primera aparición pública tras su enigmático discurso desde el balcón de la calle Génova la noche electoral, que alimentó las especulaciones sobre su marcha. Después de reunir durante dos horas al Comité Ejecutivo Nacional, con el que analizó el escrutinio y donde fue recibido con una sonora ovación, Rajoy compareció ante los medios para esgrimir las razones por las que se presentará a la reelección a la Presidencia del PP.

"Me presento primero porque la candidatura que yo encabezaba ha mejorado los resultados, es verdad que el objetivo era ganar pero nos hemos situado por encima del 40 por ciento de votos", dijo escudándose en los datos del escrutinio, aval que le puede garantizar su continuidad. "Hay más de diez millones de españoles -continuó- que han dado su apoyo a una candidatura que yo encabezaba porque quieren que defienda esas posiciones", dijo con tono solemne.

Sobre la proliferación de candidaturas rivales, aseguró que no percibió movimientos ni "nada" al respecto durante la reunión del Comité Ejecutivo, órgano en el que están representados todos los barones regionales, incluyendo al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que siempre se ha postulado para retos de mayor envergadura. Rajoy sí recibió muestras de confianza y fidelidad de los barones con más peso en el PP, adhesiones que parecen asegurarle su reelección. Fue el caso del líder valenciano, Francisco Camps, o del presidente regional andaluz, Javier Arenas.

En cambio, Rajoy no avanzó nada sobre el equipo con el que se presentará en el cónclave de junio. Ni adelantó nombres ni dejó entrever si introducirá cambios. Para compensar, adelantó que hará público su equipo el día anterior a esta suerte de primarias. Sobre las opciones de un candidato derrotado por dos veces señaló tajante: "También las tuvieron González y Aznar y ahí estuvieron". Y sobre su mentor político destacó: "Se ha portado como un señor, que es lo que es".

No desveló nada tampoco sobre si rectificará el estilo de oposición ni hizo autocrítica: "Si cambio de discurso me hago de otro partido". La estrategia de oposición pasa, según dijo, por "hacer lo que hemos dicho que vamos a hacer en campaña: defender la nación; defender un Estado viable; apostar por la derrota de ETA, no vamos a apoyar, en el supuesto que espero que no se produzca, una nueva negociación política con ETA, y trabajar por mejorar el bienestar de los españoles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios