Pizarro advierte que si gana el PSOE habrá un millón de parados más

  • El candidato popular al Congreso se unió al dolor por el asesinato de un ex concejal del PSOE y suspendió el mitin que tenía previsto realizar ante 300 empresarios en Málaga

El asesinato de un ex concejal del PSOE en Mondragón cayó ayer como un jarro de agua fría entre las filas del Partido Popular en Málaga. Estaba programado un almuerzo-mitin del candidato número 2 del PP al Congreso de los Diputados por Madrid, Manuel Pizarro, en un céntrico hotel de la capital ante unos 300 empresarios y representantes de los populares en la provincia, entre los que se encontraban Celia Villalobos, Esperanza Oña, Francisco de la Torre o Joaquín Ramírez, entre otros. La tristeza por el atentado terrorista y el pacto entre los distintos partidos políticos para poner punto y final a la campaña en ese momento hizo que el PP decidiera suspender el mitin y, por lo tanto, los empresarios se quedaron sin poder escuchar las palabras de Pizarro, aunque el almuerzo sí tuvo lugar.

Antes de comenzar la comida, se guardó un minuto de silencio y, tras el almuerzo, el ex presidente de Endesa pidió disculpas a los asistentes y saludó a la mayoría de ellos personalmente acompañado por Celia Villalobos, que actuaba como anfitriona.

No obstante, tanto Pizarro como Villalobos realizaron algunas declaraciones a los medios de comunicación antes de que se iniciara el acto que finalmente resultó suspendido. Ambos dirigentes populares condenaron enérgicamente el asesinato de Isaías Carrasco, precisaron que "los terroristas no podrán nunca con el Estado de Derecho" y dieron su apoyo al PSOE para "unir fuerzas para luchar contra el terrorismo". Pizarro señaló que "el terrorismo es la peor forma de delincuencia y los terroristas tienen que acabar , después de pasar por los tribunales con un juicio justo adecuado, en la cárcel".

Villalobos, por su parte, dijo que "ETA no va a pararnos ni a impedir que sigamos vivos y luchando por los que creemos en el final de la banda terrorista y la entrega de las armas".

Aunque no tenía muchas ganas de hablar, dadas las circunstancias, los periodistas preguntaron a Pizarro sobre la situación económica española y el candidato popular por Madrid fue bastante claro. Pizarro afirmó que el desempleo, la inflación y la competitividad en España "no están controladas" y advirtió que si "no hay un cambio de rumbo político estaremos a fin de año con un millón de parados más, lo que sería una tragedia". El ex presidente de la eléctrica Endesa aseguró que "se pone en cuestión el Estado de Bienestar porque las pensiones no las paga el Gobierno, sino los que están trabajando" e hizo hincapié en que "un país que no genera empleo es un país que no genera futuro para nadie". Pizarro también habló algo de Málaga y "su gran desarrollo económico", lo que achacó al gobierno del PP en la capital. El día no daba para muchas frases, pero el dirigente popular prometió regresar a Málaga en lo sucesivo para hablar de economía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios