El PSOE isleño aprovecha para tender la mano otra vez al PA

  • Cree que ésa es la mejor opción para la ciudad, aunque pasa, evidentemente, por la ruptura del actual pacto con el PP

Emulando las palabras del presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el portavoz del Partido Socialista (PSOE) de San Fernando, Fernando López Gil, tendió ayer la mano una vez más al Partido Andalucista (PA) para ofrecerle ser socios en el ejecutivo local, desplazando así a los actuales, los populares liderados por Carmen Pedemonte. Con esta maniobra, la formación socialista pretende aprovechar el tirón de la victoria de su grupo a nivel nacional y autonómico "especialmente cuando se acercan unos meses de duro trabajo de cara al Bicentenario", puntualizaba López.

Porque, a su juicio, lo más inteligente que podrían hacer ahora los andalucistas es replantearse su situación en el ámbito local, "abrir la puerta al entendimiento sin remordimiento", expuso, mucho más teniendo en cuenta que el porcentaje de voto socialista en la localidad también ha crecido hasta situarse a la cabeza con el 47, 33 por ciento de los electores isleños. Por el contrario, Coalición Andalucista (CA) ha caido espectacularmente en la localidad en ambos comicios, una circunstancia que los socialistas achacan a un castigo dado por los ciudadanos a esta formación tras el pacto de gobierno. "Los isleños no han olvidado esta alianza contra natura y así lo han constatado en las urnas", explicaba.

En este sentido discrepaba sin embargo la presidenta local de los populares, Carmen Pedemonte, quien apuntaba a otras razones para justificar la crisis del nacionalismo andaluz. "Los malos resultados son fruto de una discrepancia interna anterior que se ha reflejado en una falta de confianza del electorado", comentaba. Además, bajo su punto de vista, lo lógico sería que este castigo les hubiera afectado del mismo modo "y nosotros, sin embargo, salimos reforzados a nivel local".

Pero, mientras las delegaciones de uno y otro partido nacional exponían ayer sus buenas sensaciones como consecuencia de los resultados obtenidos, no sucedía lo mismo en el seno de los andalucistas, personificado en La Isla en su primer edil, el alcalde, Manuel de Bernardo, quien reconocía la mala situación del partido pero evitaba entrar en análisis más profundos a la espera de una respuesta oficial de su ejecutiva, que se reunirá en estos días.

"Me entristece que el andalucismo no esté representado ni en el Congreso de los Diputados ni en el Parlamento andaluz", confesaba ayer, aunque no profundizaba en las posibles repercusiones internas en el partido. Sí lo hacía sin embargo en su voluntad de gobierno, reafirmándose en los éxitos de su pacto con los populares, como el plan del casco histórico y los avances en el Plan General de Ordenación Urbana. La mano tendida de los socialistas le sonaba, una vez más, a chantaje, "que no debería tener cabida en la relación entre administraciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios