El PP da un vuelco en el litoral, sube hasta los ocho escaños y se impone a los socialistas

  • Izquierda Unida mantiene un diputado por la provincia y los andalucistas dejan de tener presencia

El Partido Popular hizo valer ayer su dominio del voto urbano en el litoral malagueño para imponerse al PSOE en las elecciones autonómicas en la provincia, donde los populares alcanzan por primera vez los ocho escaños, por siete de los socialistas y uno de Izquierda Unida. Se trata de la tercera ocasión, en ocho convocatorias autonómicas, en la que los populares logran desbancar a los socialistas en la provincia. El PP revalidó la reciente victoria obtenida en las municipales y creció a costa de los andalucistas, que perdieron su diputado, y del propio PSOE malagueño. La formación dirigida por Marisa Bustinduy confirma su situación de crisis en la provincia.

La candidatura de Javier Arenas dio un vuelco en toda la franja costera, donde los socialistas sólo vencieron en Benalmádena, cuya alcaldía recuperó hace casi un año Javier Carnero. Pero fue la única excepción en la que no se invirtieron las tornas con respecto a la cita electoral de 2004.

En la capital malagueña, los populares aventajaron en más de 12.000 votos a los socialistas. También fueron significativas las diferencias en otros feudos municipales del PP, como Marbella y Fuengirola, con más de 5.000 sufragios de ventaja para los populares, y Torremolinos, con más de 4.000.

La cabeza de lista de los populares malagueños, Esperanza Oña, cosechó una importante victoria en Fuengirola, localidad de la que es alcaldesa y donde la distancia sobre los socialistas fue de casi 20 puntos. Es el mismo margen por el que, en un cambio radical del resultado de 2004, se impuso también el PP en Estepona, hasta alcanzar allí el 48 por ciento de los sufragios. Pero si una derrota socialista en las autonómicas ha sido dolorosa fue sin duda la de Mijas, bastión hasta ahora del PSOE en la Costa del Sol, y donde los populares aventajaron ayer en cinco puntos a sus rivales.

La lista encabezada por Manuel Chaves también perdió en Vélez, donde se impusieron también sorpresivamente los populares, de la misma forma que ocurrió en Rincón de la Victoria, Nerja y Torrox.

Las dos grandes ciudades del interior malagueño, Antequera y Ronda, volvieron a confiar mayoritariamente en el secretario provincial de los socialistas, aunque el avance del PP es notable en ambos municipios.

En Antequera, la lista que encabeza en Málaga Rosa Torres obtuvo el 50,8 por ciento de los votos, casi cinco puntos menos que en 2004, pero aún lejos del 38,8 del PP. En Ronda, la victoria socialista fue más estrecha, al lograr el 40,6 por ciento de los apoyos frente al 35,8 de los populares.

En cuanto a las otras dos formaciones, Izquierda Unida registró una mínima bajada, pero se mantuvo en el 7 por ciento de los escrutinios, lo que le permite conservar su escaño malagueño en el Hospital de las Cinco Llagas, mientras que los andalucistas de la provincia no escaparon del desastre registrado en el resto de la comunidad autónoma. La lista encabezada por Antonio Marín Lara cosechó unos 20.000 votos, frente a los 49.000 de hace cuatro años. En porcentaje, el apoyo recibido por los andalucistas se vio reducido en casi un tercio, al no llegar al 3 por ciento de los sufragios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios